Pensión de 1.500 € al mes a una profesora con trastorno esquizofrénico y de la personalidad

featuredEl INSS, cuando denegó a Jennifer la incapacidad permanente, alegó que sus lesiones eran anteriores a su vida laboral -o al menos, previas a su última alta en la Seguridad Social-. Tras pelear sin obtener resultados, se puso en contacto con nosotros para demandar a la entidad pública. Y, tras el juicio, hemos conseguido para ella uno de los grados más altos de incapacidad.

De baja desde 2017

A finales de verano del 2017, Jennifer tuvo que coger la baja médica porque no podía desempeñar su trabajo de profesora debido a sus patologías psiquiátricas. Dicho proceso de incapacidad temporal duró más de un año y medio, hasta que finalmente se emitió una resolución al respecto. Sin embargo, la decisión tomada por el INSS fue la de darle el alta laboral

Lo que llevó a esa situación fue el dictamen que el tribunal médico emitió en marzo de 2019. En él se afirmaba que la trabajadora sufría un “trastorno psicótico con limitación funcional”, pero que estaba en tratamiento psicofarmacológico. Y sin más concreción. De modo que, en abril de ese año, Jennifer quedó desprotegida por el sistema, una vez extinguida su baja médica.

De la Reclamación Previa al juicio

Antes de demandar a la Seguridad Social, esta profesora interpuso una Reclamación Previa para que hubiera una reconsideración de su caso. Pero esta gestión tampoco tuvo un final favorable para ella. Y en agosto de 2019 se agotaron sus posibilidades por vía administrativa.

Posteriormente, presentamos la demanda y esta se admitió, celebrándose el juicio en el Juzgado de lo Social nº 4 de Barcelona. No obstante, para ello hubo que esperar a octubre de 2020. La pandemia provocó una acumulación de asuntos sin juzgar y, por tanto, un gran retraso en este procedimiento judicial. Pero la lucha se reanudó.

Esquizofrenia y Trastorno de la Personalidad

Nuestros abogados demostraron en la vista oral que la demandante padece esquizofrenia y, relacionado con esta enfermedad, un trastorno esquizotípico de la personalidad. Y reforzaron estas pruebas con el informe de un perito médico. Sin embargo, la esencia del juicio consistía más bien en otro aspecto, el cual hemos adelantado al comienzo de este artículo.

Lesiones preexistentes pero agravadas

Los letrados del INSS sostenían que a Jennifer se le había denegado la pensión de incapacidad porque sus patologías psíquicas habían surgido antes de que ella empezara a trabajar. En contrapartida, nosotros argumentamos que, pese a ser esto cierto, también lo era que nuestra defendida había sufrido un empeoramiento muy notable tiempo después de incorporarse al mercado laboral.

Y esa fue la clave de la victoria. Porque la ley dice que se puede ser beneficiario de una incapacidad si la agravación genera limitaciones para tener un empleo. Aunque se trate de enfermedades surgidas en la infancia o adolescencia, por ejemplo.

Incapacidad Absoluta con efectos retroactivos

Finalmente, el magistrado falló a nuestro favor condenando al INSS a reconocer a Jennifer una incapacidad permanente absoluta. En este sentido, el juez ha considerado que sus dolencias psiquiátricas no permiten que ejerza su profesión habitual ni ninguna otra

La pensión que se ha fijado en la sentencia ha sido de 1.466,05 € mensuales. Y los efectos económicos se aplican desde marzo de 2019, por lo que a la cuantía de la pensión se le han añadido los correspondientes atrasos

¿Quieres leer la sentencia original? Puedes consultarla aquí:

New Call-to-action
Calculadora gratuita de Incapacidad Permanente

Calculadora y valoración gratuita de Incapacidad Permanente

Con nuestra calculadora gratuita podrás saber en 2 minutos si cumples los requisitos legales para solicitar una Incapacidad Permanente, así como una estimación de tu pensión.

Calcular ahora