⚠ Recogida de firmas para pedir que se mantenga la compatibilidad trabajo-incapacidad en todos los grados. Firma aquí.

Valorar mi caso gratis

⚠ Recogida de firmas para pedir que se mantenga la compatibilidad trabajo-incapacidad en todos los grados. Firma aquí.

Lectura de 6 minutos

Diferencias entre pago directo y pago delegado en la Incapacidad Temporal

¿Quién tiene que pagar mi baja médica? ¿Quién tiene que pagar mi baja médica?

Hay algunos términos relacionados con la incapacidad temporal que los trabajadores no llegan a tener claro del todo. Hoy dedicamos este artículo a aclarar las diferencias entre el pago directo y el pago delegado en las bajas médicas.

En un proceso de incapacidad temporal se percibe una prestación, excepto los tres primeros días de la baja, los cuales no se cobran si esta es por enfermedad común o accidente no laboral. Pero veamos quién sigue pagando después.

Índice de contenidos

  1. ¿Qué es el pago delegado?
  2. Pago directo de la mutua o del INSS
  3. Otras situaciones
  4. Los primeros días de baja
  5. Conclusión

Qué es el pago delegado

Independientemente de quién deba asumir el gasto de la baja médica, por lo general es la empresa quien paga al empleado lo que le corresponde por medio del pago delegado. Y el trabajador lo puede ver reflejado en su nómina. Esto se denomina pago delegado porque no es el INSS ni la mutua de accidentes la que ingresan directamente el dinero al beneficiario, sino el contratador.

En este abono se descuenta la retención de IRPF y las cuotas a la Seguridad Social. En consecuencia, la cuantía calculada por incapacidad temporal no se recibe en su totalidad.

Sin embargo, el pago delegado no significa que sea el empresario quien corra a cargo del desembolso, ya que en realidad es responsabilidad del INSS (o del Instituto Social de la Marina para los afiliados a él) o de la mutua -según casos-. Cuando se trata de una enfermedad profesional o un accidente laboral, la retribución corre siempre a cargo de las arcas de la mutua. Y, salvo que en el convenio se estipule lo contrario, si el origen de la baja es un accidente no laboral o una enfermedad común es el INSS quien ha de satisfacer la cantidad.

Esta partición de competencias entre Seguridad social y mutuas es lo estándar. Salvo en casos de grandes empresas que son autoaseguradoras, y que ejercen como si fueran sus propias mutuas. Pero, en cualquier caso, la empresa recupera los importes pagados por baja médica a través de una compensación en la liquidación posterior de cuotas a la Seguridad Social. Se podría decir que es un “adelanto”.

Además, el régimen de pago delegado no es una opción que se pueda escoger entre otras, sino que es obligatorio para todas las empresas, siendo indiferente la actividad que realicen o la cantidad de personal que tengan.

Las excepciones

Como muchas normativas, la del pago delegado incluye unas salvedades. La primera es que un empresario puede prescindir de hacer efectivo el pago delegado y trasladar el pago al INSS o mutua correspondiente si reúne los tres siguientes requisitos:

  • Contar con una plantilla inferior a 10 trabajadores
  • Llevar ya al menos un semestre pagando de forma delegada la prestación
  • Haberlo solicitado con una antelación mínima de 15 días

En este supuesto, no hablaríamos entonces de pago delegado sino de pago directo, método que vamos a ampliar en el siguiente punto.

Pero, antes de ello, la segunda excepción: hay ciertos colectivos donde no se aplica el pago delegado. Por ejemplo, los artistas y profesionales taurinos no autónomos no reciben este tipo de pago si sus servicios responden a campañas de una duración inferior a 30 días, sino el directo. Y lo mismo sucede con los representantes de comercio contratados, entre otros colectivos. Sin olvidar las entidades y organismos que están exentos del pago delegado.

El pago directo de la mutua o el INSS

Durante los primeros 545 días de baja médica (18 meses), como regla general el pago es delegado. Sin embargo, a partir del día 546 comienza el pago directo. 

Propuesta de Incapacidad Permanente a los 18 meses

Cuando se inicia un expediente de incapacidad permanente a los 18 meses, el pago delegado se convierte en pago directo. Ello significa, como adelantábamos líneas arriba, que es el INSS o la mutua los que abonan directamente al trabajador la cuantía de su prestación sin que la empresa sea una intermediaria.

Aunque la empresa sigue cotizando por el empleado en estos momentos, la persona deja de cobrar por pago delegado y pasa al pago directo. Y lo hace desde el primer día del mes siguiente al de la resolución del INSS donde se determina la iniciación del expediente de incapacidad permanente. Y dicho pago directo finalizará cuando haya una notificación que dicte si se concede la incapacidad o se da el alta médica. Por el contrario, continuará si se amplía la situación temporal hasta los 24 meses.

Demora de calificación: de 18 a 24 meses

Si una vez pasados los primeros 18 meses se reconoce una demora de calificación -que puede durar hasta los 24-, el trabajador puede continuar de baja hasta seis meses más. Como mucho, hasta que llegue a los dos años. En este nuevo espacio de tiempo, sigue habiendo un pago directo hasta que el INSS finalmente se pronuncie, ya sea dando el alta o asignando una incapacidad permanente. Y si aún la empresa está colaborando a través del pago delegado, debe solicitarse el pago directo.

En la actualidad,  si se sobrepasan esos dos años en total y la Seguridad Social no ha emitido una resolución, tanto dicha entidad como la mutua, según corresponda, deben pagar la baja médica hasta que se comunique la decisión que terminará con el procedimiento definitivamente: alta médica o concesión de incapacidad. Aunque la mutua, y solo en esta situación, puede pedir al INSS que le reintegre estos meses extra, ya que el retraso no es atribuible a ella.

No obstante, las mutuas suelen ser reacias a efectuar este desembolso pese a que después puede reclamar el dinero al INSS. Si te confirman esta postura, puedes solicitar unilateralmente a la Seguridad el pago directo.

Otras situaciones. ¿Te ha pasado esto?

Estoy desempleado y he cogido la baja

Cuando un ciudadano está percibiendo el subsidio de desempleo y una enfermedad o lesión le obliga a acogerse a una baja médica, el SEPE se hará cargo de la prestación de incapacidad temporal por régimen de pago delegado. Y lo hará hasta que se agote la duración del paro contributivo. Hasta ese instante, también tendrá la responsabilidad de abonar las cotizaciones a la Seguridad Social.

¡Mi empresa no quiere hacerme el pago delegado!

Si el empresario con el que firmaste un contrato está obligado al pago delegado y no lo ejecuta, y tampoco procede a la compensación con la Seguridad Social, incurrirá en una infracción grave. Es más. Según la jurisprudencia, aunque el trabajador incumpla su cometido de presentar los partes de confirmación de baja, la empresa no puede abandonar la acción de pago delegado.

Debes saber que si te encuentras ante una situación como esta, puedes hacer la debida reclamación al INSS para que te pague esta entidad. Cuentas con un año para llevar a término esta gestión. Y si existe un incumplimiento reiterado y continuado por parte de empresario, podrías incluso pedir la rescisión de tu contrato por vía judicial con indemnización.

Me han despedido estando de baja médica

Tanto si se rescinde tu contrato como si renuncias voluntariamente a tu puesto, si antes de ello estabas en situación de incapacidad temporal, el INSS es quien continuará con el pago correspondiente. O la mutua si la contingencia es profesional. ¡Aunque no olvides solicitarlo!

Los primeros días de baja

Todo lo que te hemos explicado no es aplicable durante la fase incipiente de la baja. Porque si la incapacidad temporal ha sido causada por una enfermedad común o un accidente no laboral, los primeros tres días de baja médica no están cubiertos por el sistema. En este sentido, no tendrás derecho a cobrar ninguna cuantía. Ni de la mutua, ni de la empresa, ni de la Seguridad Social.

Esta falta de ingresos a veces se cubre si el convenio colectivo de la empresa lo estipula, de modo que el trabajador gracias a ello sí cobra estos tres días iniciales.

Después, entre los días 4 y 15 -ambos incluidos- la empresa asumirá el gasto (pero no como pago delegado sino a coste propio). Solo comenzará el pago delegado que hemos analizado en este artículo a partir del día nº 16.

En contrapartida, si la baja médica ha tenido su raíz en un accidente de trabajo o en una enfermedad profesional, estas normas no se aplican. El trabajador cobra su prestación desde el primer día que se declare la incapacidad temporal, y siempre en modalidad de pago delegado a través de la empresa. Recordemos que, en estos supuestos, el empresario es solo quien materializa el abono, ya que son las arcas de la mutua las que sufren este gasto. Lo único que recae sobre la contabilidad de la empresa es la retribución del día de trabajo en que sucede el accidente laboral, en caso de haberlo. Como si fuera una jornada laboral como cualquier otra.

Conclusión

Por último, debes saber que, aunque tu empresa esté exonerada del pago delegado, tiene que abonar la prestación, a su cargo (no al del INSS o al de la mutua), desde el 4º al 15º día de la baja. Del mismo modo que han de hacerlo el resto de empresas. Estas, en general, están obligadas a realizar el pago delegado hasta el momento en que la normativa permite que haya un pago directo.

Se muestra una imagen de Jorge Campmany
Acerca de

¡Hola! Soy Jorge, abogado especialista en Derecho Laboral desde 2007 y socio director de Campmany Abogados, un proyecto que nació en 2009 fruto de mi interés en ayudar a enfermos o lesionados. Estoy licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Calculadora gratuita de Incapacidad Permanente

¿Quieres calcular tu pensión de incapacidad permanente?

Averigua gratis y en 2 minutos si cumples los requisitos para solicitar una Incapacidad Permanente y cuánto cobrarías.

Calcular ahora

Comenta este artículo

Ver comentarios