Lectura de 5 minutos

Me han dado el alta y no puedo trabajar

¿Puedo reclamar el alta si no estoy bien? ¿Puedo reclamar el alta si no estoy bien?

Si estabas de baja médica y te han dado el alta sin esperar a que te encontraras bien, en este artículo encontrarás lo que necesitas. Te explicamos los pasos que puedes dar, así como el tiempo que tienes para actuar.

Te aclaramos también tus obligaciones mientras tanto. En cualquier caso, has de saber que no lo tienes todo perdido porque puedes reclamar.

Índice de contenidos

  1. Impugnar el alta médica
  2. Cuando se cumplen 365 días
  3. El pago en todos los casos
  4. Si llegas a juicio
  5. Qué hacer si necesitas la incapacidad
  6. Conclusión

Impugnar el alta médica: primer año

Por contingencias comunes

Cuando en una baja por contingencias comunes el alta se da antes de que se hayan cumplido los primeros 365 días de incapacidad temporal, puede presentarse una reclamación previa al INSS en el plazo de 11 días desde la notificación del alta médica. Y si no se te da respuesta en una semana, o esta es negativa, tendrás 20 días para interponer un demanda judicial desde la fecha de la denegación o del silencio administrativo. Es decir, puedes llegar a pedir a un juez que retire el alta.

Reincorporación ineludible

Sin embargo, debes saber que, aunque impugnes tu alta médica, mientras tanto y hasta que el INSS se pronuncie al respecto, has de retomar tu actividad laboral. Si no lo haces, tu empresa te podría despedir. Pero tranquil@, porque, como decíamos antes, la Seguridad Social tiene un plazo tope de siete días para darte respuesta. Y si te da la razón, podrás continuar de baja.

Contingencias profesionales

Si tu enfermedad o lesión es profesional (causada por ejercer tu trabajo, accidente de trabajo o enfermedad profesional) y la mutua te da al alta antes de haber transcurrido los primeros 365 días, en lugar de 11 tendrás 10 días para la reclamar. Comunicando este hecho a la empresa inmediatamente o en el siguiente día hábil. Y también cambia la nomenclatura, porque en en caso de contingencia profesional hablamos de “Procedimiento administrativo de revisión”, no de reclamación previa como tal. Y el INSS dispone de dos semanas -no una- para responder.

Además, si se trata de contingencias profesionales, la iniciación del procedimiento de revisión suspende los efectos del alta médica emitida, debiendo entenderse prorrogada la situación de incapacidad temporal. El trabajador, por tanto, mantiene su prestación de forma provisional sin tener que retomar su actividad laboral. Una gran ventaja comparada con la obligatoriedad de trabajar si la contingencia es común.

El formulario que debes rellenar para iniciar el proceso si este se basa en contingencias profesionales lo puedes descargar en este link. A dicho documento debes sumar tu historial médico, el cual contiene las claves que te ayudarán a superar este proceso.


En caso de no disponer de tu historia clínica, puedes solicitarla a la mutua y presentar el comprobante de solicitud al INSS junto una copia del alta médica. 

Cuando se cumplen los 365 días

La reclamación judicial la podrás llevar a cabo directamente -sin antes interponer una reclamación previa administrativa- cuando se acaba de agotar el primer año de baja. Y sea cual sea la contingencia. En el plazo de 20 días hábiles. 

Pero hay una segunda opción. La normativa dice que el interesado puede, previamente y en el plazo máximo de 4 días naturales, manifestar su disconformidad ante la inspección médica del servicio público de salud. A partir de ahí, la Seguridad Social puede considerar la anulación del alta médica. Si no lo hace, es cuando el alta adquiere los plenos efectos mencionados. Y entonces se puede también acudir a los tribunales. Puedes ver qué ocurre si la baja se alarga más en este otro artículo.

El pago en todos los casos

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo (nº652/2022) ha recordado tanto a las mutuas como a la Seguridad Social que el abono del subsidio por incapacidad temporal ha de prolongarse hasta la fecha de notificación al interesado de la resolución del INSS, no solamente hasta el día en que se da el alta médica. Se desestimó así en este proceso un recurso de casación presentado por el INSS para la unificación de doctrina, que pretendía lo contrario: modificar la normativa actual que, sin embargo, ha ratificado el Supremo.

Si llegas a juicio

Este tipo de proceso judicial se considera prioritario y, en consecuencia, conlleva una tramitación rápida. Por este motivo, según la ley tu vista se señalará dentro de los cinco días naturales posteriores a ser admitida la demanda. Sin embargo, nunca sucede, y el juicio es al cabo de meses.

Y la sentencia correspondiente se dictará, como máximo, tres días naturales después de la vista. No obstante hay que señalar que lo que diga el juez no se puede rebatir, es decir, que tus abogados no podrán interponer un recurso de suplicación. Tras ganar el juicio, la sentencia condenará al INSS a reponer tu prestación por incapacidad temporal.


Para lograr que se reconozcan tus derechos ante los tribunales, precisarás de un abogado especializado en materia de Seguridad Social.

Qué hacer si necesitas la incapacidad

Para adelantarte al futuro, y de cara a cuando tu baja se agote legalmente si has conseguido tu objetivo frente al INSS, te aconsejamos que pienses desde ahora en una segunda vía -o más bien, un segundo paso-: el de la incapacidad. Una posibilidad muy factible y que probablemente necesitarás.

Porque si has llegado al punto de impugnar un alta médica, ello significa que tu lesión o enfermedad tiene visos de no mejorar y ya te provoca limitaciones funcionales. Si se demuestra que estas son de carácter permanente, o pueden serlo, podrás convertir tu baja médica en una incapacidad permanente. Y así, al fin, abandonar ese trabajo que tantas dificultades te supone.

La incapacidad temporal, por su naturaleza, se prevé que se extinga de forma natural porque puede haber una curación gracias a los tratamientos médicos. En contrapartida, la incapacidad permanente es la solución a la no curación o a las secuelas de la enfermedad o accidente en cuestión. Y protege al beneficiario económicamente, en distinta medida según el grado concedido, por no poder llevar a cabo un tipo de trabajo o, incluso, ninguno.

La incapacidad permanente se puede solicitar por vía administrativa, pero si es denegada en dicha instancia, se debe plantear el caso ante un tribunal.

¿No estás de baja ahora mismo?

Incluso si ahora no estás en situación de incapacidad temporal, pero lo has estado anteriormente, un abogado cualificado y con experiencia podría apoyar tu caso delante de un juez. Y te ponemos como ejemplo a una de nuestros clientes -con lumbalgia y trastorno depresivo-, a quien ayudamos a ganar ante la ley incluso no estando de baja durante el proceso judicial.

Logramos para ella incapacidad permanente total para su profesión de vendedora de muebles. Teniendo en cuenta que no encontrarse de baja médica suele ser muy contraproducente para reclamar legalmente una incapacidad, porque es un requisito requerido por el INSS, esta fue una victoria muy merecida. Puedes leer la sentencia en este enlace.

Conclusión

Ante una disconformidad con tu alta médica, has de confiar, en primer lugar, en el proceso de impugnación del alta médica. Un trámite administrativo que puede desembocar en que recuperes tu situación de incapacidad temporal. Aunque si esta gestión no prospera positivamente para ti, debes recordar que puedes efectuar una reclamación legal. En caso de enfermedad común, estas medidas no te eximen de asistir a tu trabajo hasta que el INSS o el magistrado decidan una cosa u otra.

Se muestra una imagen de Jorge Campmany
Acerca de

¡Hola! Soy Jorge, abogado especialista en Derecho Laboral desde 2007 y socio director de Campmany Abogados, un proyecto que nació en 2009 fruto de mi interés en ayudar a enfermos o lesionados. Estoy licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Una tarifa plana con la que podrás tener asesoramiento legal continuado en materia de Derecho Laboral y de Seguridad Social, con  la tranquilidad de tener un abogado experto que responda antes de 24 horas a todas tus consultas.

¿Conoces Campmany Premium?

Nuestra tarifa plana de asesoramiento, económica y sin límites con respuesta en menos de 24 horas. También con pago mensual.

Saber más

Comenta este artículo

Ver comentarios