⚠ Recogida de firmas para pedir que se mantenga la compatibilidad trabajo-incapacidad en todos los grados. Firma aquí.

Valorar mi caso gratis

⚠ Recogida de firmas para pedir que se mantenga la compatibilidad trabajo-incapacidad en todos los grados. Firma aquí.

Lectura de 11 minutos

Indemnizaciones por accidente laboral en 2023

¿Cuánto se cobra por accidente laboral? ¿Cuánto se cobra por accidente laboral?

En este post te hablamos de las prestaciones y las indemnizaciones en los accidentes laborales, desde el punto de vista de la cobertura que la Seguridad Social -y, a veces, la empresa- deben proporcionar. 

Te detallamos las características de los distintos pagos a los que se puede tener derecho, facilitándote también una tabla de indemnizaciones por accidente laboral a modo de resumen.

Índice de contenidos

  1. Protección de accidentes de trabajo
  2. Baja por accidente laboral
  3. Lesiones Permanentes No Invalidantes
  4. Incapacidad por accidente laboral
  5. Recargo de prestaciones
  6. Otras indemnizaciones
  7. Responsabilidad civil de la empresa
  8. Tabla de indemnizaciones 2023
  9. Conclusión

Protección de los accidentes de trabajo

Cuando un trabajador sufre un accidente laboral, concepto que incluye los incidentes que se produzcan en los trayectos de ida y vuelta al trabajo, se generan una serie de derechos para el afectado. Estos se orientan a compensar el daño causado y sus secuelas, y son los siguientes: 

  1. Reconocimiento de prestaciones: baja médica, indemnización por lesiones permanentes no invalidantes y/o incapacidad permanente, en su caso. A abonar por la mutua, ya que se trata de una contingencia profesional, es decir, no es un accidente que ha ocurrido en un momento de ocio (no laboral).
  2. Alta en la Seguridad Social: el empresario tiene la responsabilidad inicial de dar de alta en la Seguridad Social al trabajador. Pero si dicho trámite no se llevó a cabo en el momento de la contratación, automáticamente se dará de alta al empleado en el sistema.
  3. Recargo de prestaciones: Cuando un accidente es resultado de la falta de medidas de seguridad o prevención de riesgos laborales, el empresario debe asumir el pago de un plus económico en las prestaciones otorgadas a la persona accidentada. Este complemento no es una indemnización al contado, pero supone una mejora de la cuantía que se percibe mes a mes.
  4. Mejoras voluntarias: Las empresas pueden optar, por ejemplo, por complementar el importe de la baja laboral, o pueden ofrecer seguros de convenio -que se cobra si se reconoce una incapacidad permanente, aunque la póliza puede tener requisitos concretos-.
  5. Indemnizaciones por responsabilidad: Además, existe la posibilidad de a acceder indemnizaciones adicionales si existe responsabilidad criminal o civil del empresario.

Como has podido observar, no todo son indemnizaciones en los accidentes laborales. En cualquier caso, cada uno de estos mecanismos son también aplicables si se ha diagnosticado una enfermedad profesional

¿Cuánto se cobra estando de baja por accidente de trabajo en 2023?

La primera consecuencia de un accidente laboral es el comienzo de un proceso de incapacidad temporal o baja médica, si hay lesiones que así lo requieran. Un empleado en esta situación no cobra una indemnización por accidente de trabajo como tal, sino que deja en suspenso su actividad laboral mientras cobra una prestación. Esta es del 75% de la base reguladora desde el primer día de la baja, si bien muchos convenios obligan al empresario a completar el ingreso hasta el 100% de la base reguladora.

El abono de la baja laboral es responsabilidad de la mutua, quien también debe hacer un seguimiento médico de la evolución del accidentado procurándole los tratamientos necesarios. 

Lesiones Permanentes No Invalidantes

Una vez finalizada la baja laboral, la Seguridad Social puede reconocer una indemnización por lesiones permanentes no invalidantes (LPNI), dinero que también saldría de las arcas de la mutua. Aquí sí estamos ya ante una indemnización por secuelas de accidente laboral. 

Las lesiones permanentes no invalidantes abarcan lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter permanente que, aunque no repercuten negativamente en la capacidad laboral, sí alteran la integridad física del empleado. En consecuencia, se puede continuar trabajando en la empresa.

El alta médica puede ser, no obstante, un alta médica con secuelas de accidente laboral, lo que quiere decir que la mutua reconoce que han quedado consecuencias pero que es posible la vuelta al puesto de trabajo.

¿Cuánto pagan por esta clase de lesión?

En cuanto a la prestación económica de esta indemnización por accidente laboral, se calcula conforme a un baremo establecido, pero generalmente se trata de cantidades modestas. Aun así, no olvides que se requiere que la persona ya haya obtenido el alta médica, y que la contingencia sea un accidente laboral o una enfermedad profesional. 

Incapacidad permanente por accidente laboral 

La incapacidad, por el contrario, se puede conseguir también estando de baja. Pero no es compatible con el cobro de una indemnización por LPNI. La incapacidad permanente se concede si las secuelas de las lesiones producto del accidente sí limitan la capacidad laboral del individuo, y son previsiblemente definitivas. Respecto al pago, si el origen es un accidente de trabajo, ha de realizarlo la mutua.

Los tipos de incapacidad que existen son: incapacidad permanente parcial, total, absoluta o gran invalidez, reconociéndose un grado u otro según lo invalidante de las secuelas. 

Indemnización por incapacidad

De los grados que acabamos de enumerar, únicamente la incapacidad parcial es siempre una indemnización, no una pensión mensual. Por lo tanto, esta sería otra clase de indemnización por accidente de trabajo. Con ella se tiene derecho a un pago equivalente a multiplicar por 24 la cifra de la base reguladora, de modo que suele suponer una suma cuantiosa.

Con el resto de grados de incapacidad sí se obtiene una pensión mes a mes:

- Del 55% de la base reguladora si es total, porcentaje que puede ascender al 75% a partir de los 55 años bajo determinadas condiciones.

- del 100% si es absoluta.

- y del 100% más un complemento económico si se trata de una gran invalidez.

No obstante, existe una salvedad relacionada con la incapacidad permanente total, porque si se cumplen ciertos requisitos se puede sustituir la prestación mensual por una indemnización a tanto alzado. De este modo, se puede afirmar que esta modalidad también es una indemnización por secuelas de accidente laboral, aunque también es válida cualquier otra contingencia. 

Recargo de prestaciones

En el ámbito de las prestaciones derivadas de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, existe una importante disposición que permite incrementar su cuantía cuando se comprueba el incumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales por parte del empleador: el recargo de prestaciones.

Este aumento se materializa a través de un plus mensual que se suma a la prestación y que recae en el empresario. Por ello, no entraría en el concepto de 'indemnizaciones en los accidentes laborales', en el sentido estricto de la expresión, ya que no es un pago único.

Si se dicta una orden de recargo de prestaciones por accidente laboral, no esperes una "indemnización" de la mutua, porque la responsabilidad de los hechos es, como decimos, del empresario.

El recargo de prestaciones posee una naturaleza dual. Desde la perspectiva del empresario, representa una sanción con fines preventivos, incentivando el cumplimiento de las normas de seguridad en el entorno laboral. Y para el beneficiario se trata de una compensación por cómo ese hecho ha contribuido al accidente o enfermedad profesional.

No obstante, es necesario probar que existe culpa o negligencia por parte del empleador, y que hay una relación de causalidad clara: el recargo de prestaciones no se aplica por el simple incumplimiento de medidas de seguridad, sino que es imprescindible que la lesión sea consecuencia directa de tal comportamiento empresarial. 

¿Cuánto pagan por omisión de medidas de seguridad?

El extra que se añade a la prestación -sea de incapacidad temporal o permanente- es de entre un 30 y un 50% respecto al valor de esta. Por ejemplo, si un pensionista de incapacidad absoluta cobra 1.000 € al mes, su pensión crecería como mínimo hasta 1.300 €, y como máximo podría llegar a 1.500 €.

El cálculo, en cada caso, se realiza teniendo en cuenta la severidad de los incumplimientos, el nivel de riesgo inherente a las actividades realizadas, la conducta general de la empresa en relación a la prevención y cualquier otra circunstancia relevante que haya "ayudado" a que se produjera el incidente.

Otras indemnizaciones en los accidentes laborales

Indemnización del seguro de convenio

Algunos convenios colectivos establecen el cobro de un seguro que la empresa tenga contratado con una compañía aseguradora. Esta indemnización se concede al trabajador una vez que se ha reconocido su incapacidad permanente.

Por lo general, estas indemnizaciones se centran en accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, aunque algunos convenios colectivos también pueden llegar a incluir la cobertura de contingencias comunes. Además, es importante señalar que la mayoría de las aseguradoras exigen que el beneficiario sea pensionista de incapacidad absoluta. Las situaciones en las que se aprueba una indemnización de este tipo a un trabajador con incapacidad total son más excepcionales.

Cobrar más estando de baja

Aunque esta ventaja -que antes hemos mencionado- ya no sería en sí una indemnización por accidente de trabajo, muchas empresas (sobre todo grandes compañías) complementan el pago de la incapacidad temporal, que como máximo es de un 75% de la base reguladora. Y lo hacen hasta alcanzar el 100% de esa base. Además, suele ser indiferente que la contingencia sea un accidente laboral o no

Responsabilidad civil de la empresa

La Seguridad Social proporciona una cobertura económica cuando un accidente de trabajo trae consecuencias, pero esto no excluye la posibilidad de demandar a la empresa si esta es responsable de daños y perjuicios adicionales sufridos por la víctima, más allá de las prestaciones del sistema. Asimismo, la responsabilidad civil es independiente del recargo de prestaciones, siendo también compatibles.

Reclamación de daños y perjuicios

El plazo para presentar una demanda de indemnización por daños y perjuicios es de un año y comienza, generalmente, después de la resolución que reconoce el origen y el grado de incapacidad permanente del trabajador.

Este tipo de procesos también pueden encauzarse por la vía penal, si se dan los condicionantes necesarios y se ha puesto en grave peligro la vida o la salud del empleado. Y podría resultar en una pena de prisión. 

Tabla de indemnizaciones por accidente laboral 2023: resumen

Si quisiéramos elaborar una tabla de indemnizaciones por accidente laboral con la información que hemos facilitado en este artículo, distinguiendo los pagos que son mensuales de los que son indemnizaciones -y en los que existen ambas alternativas-, sería así:

PRESTACIÓN O INGRESO PAGO MENSUAL INDEMNIZACIÓN
Incapacidad Temporal SI NO
Lesiones Permanentes No Invalidantes NO
Incapacidad Permanente Parcial NO
Incapacidad Permanente Total SÍ (en sustitución de la mensualidad)
Incapacidad Permanente Absoluta NO
Gran Invalidez NO
Recargo de prestaciones NO
Complemento de empresa a la baja médica NO
Cobro del seguro de convenio NO
Reclamación de daños y perjuicios NO SÍ (puede conllevar pena de cárcel)

Esta tabla de indemnizaciones por accidente laboral 2023 refleja la variedad de responsabilidades y mecanismos destinados a garantizar que los trabajadores afectados por un accidente laboral reciban la atención y compensación adecuadas.

Indemnización por secuelas accidente laboral: la realidad

Conclusión

De enero a agosto de 2023, según las estadísticas del Ministerio de Trabajo y Economía Social, hubo en España 411.861 accidentes laborales seguidos de un proceso de baja médica, pero también se registraron otros 374.708 que no generaron una incapacidad temporal posterior. ¿Serían leves todos ellos? ¿O en muchos casos los empleados tuvieron que continuar en activo pese a sus lesiones? Estos datos no aparecen en las estadísticas ministeriales. Y es una cuestión que hace reflexionar. La presión de tener que volver al trabajo, por ejemplo por un alta médica con secuelas tras accidente laboral, puede empeorar la salud y la calidad de vida de las personas afectadas. Los accidentes de trabajo, al fin y al cabo, siguen siendo una lacra en nuestra sociedad, representando una preocupación significativa en el ámbito laboral y social. No solo por los que siguen trabajando pese a todo, sino por quienes sufren un giro en su vida que la cambia completamente.

Se muestra una imagen de Jorge Campmany
Acerca de

¡Hola! Soy Jorge, abogado especialista en Derecho Laboral desde 2007 y socio director de Campmany Abogados, un proyecto que nació en 2009 fruto de mi interés en ayudar a enfermos o lesionados. Estoy licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Una tarifa plana con la que podrás tener asesoramiento legal continuado en materia de Derecho Laboral y de Seguridad Social, con  la tranquilidad de tener un abogado experto que responda antes de 24 horas a todas tus consultas.

¿Conoces Campmany Premium?

Nuestra tarifa plana de asesoramiento, económica y sin límites con respuesta en menos de 24 horas. También con pago mensual.

Saber más

Comenta este artículo

Ver comentarios