Una operaria consigue la Incapacidad Total por lesiones en el hombro tras un accidente de trabajo

featuredIngrid decidió demandar al INSS y a la mutua de su empresa cuando no se le concedió la incapacidad permanente. Ella era operaria de la industria del plástico y había sufrido un accidente laboral que le había afectado a la movilidad del hombro derecho. Sí que logró que se le reconociera la lesión, pero lo que obtuvo entonces era claramente insuficiente. Ahora, con nuestro apoyo legal, se ha convertido en pensionista de incapacidad. ¡Te lo contamos!

Lesión Permanente No Invalidante

Después de su accidente de trabajo, el INSS, como adelantábamos antes, declaró que Ingrid tenía derecho a una indemnización por Lesión Permanente No Invalidante (LPNI). Esta clase de prestación no conlleva una pensión mes a mes, de modo que la trabajadora solo recibió un único pago de 1.530 €. La razón: “Limitación de la movilidad conjunta de la articulación del hombro en menos de un 50 por 100”.

Las LPNI consisten en la constatación de que ha habido una lesión, mutilación o deformidad permanente debido a un accidente laboral o una enfermedad profesional, pero que no alcanza la calificación de incapacidad permanente. Aunque sí significa, y por eso se otorga, que ha quedado perjudicada la integridad física del trabajador, pese a que este pueda seguir desarrollando su profesión habitual.

Ingrid reclamó por vía administrativa solicitando la incapacidad laboral que necesitaba, porque en realidad sí estaba limitada para seguir trabajando como operaria. Pero el INSS desestimó su petición en 2019.

El INSS y la mutua

Presentada y admitida la demanda, fuimos a juicio. En estos casos, aunque la encargada de los pagos es la mutua por tratarse de una contingencia profesional, es necesario también demandar a la Seguridad Social ya que es quien atribuye las prestaciones. Así lo hicimos, y en la vista oral los letrados del INSS insistieron en que nuestra cliente solo merecía ser tributaria de una Lesión Permanente No Invalidante, y que la responsabilidad correspondía a la mutua.

Por su parte, la mutua manifestó en el juicio, en la misma línea, que las lesiones de la operaria no eran motivo de incapacidad permanente.

La prueba biomecánica

En la sentencia, la jueza afirma que, viendo los resultados de una prueba biomecánica que aportó nuestro equipo de abogados, y que se le practicó a nuestra defendida, se puede asegurar que “se halla limitada para actividades que requieran desarrollar fuerza, manejar cargas pesadas, realizar movimientos repetitivos, adoptar posturas forzadas o elevar el brazo por encima de la horizontal, tareas que la actora debe realizar habitualmente para el ejercicio de su profesión de operaria en la industria del plástico”.

Para reforzar la carga probatoria, también aportamos un informe de la sanidad pública donde se recogía que Ingrid “presenta limitación funcional en el hombro derecho a pesar de la rehabilitación realizada. Y ha iniciado un nuevo proceso de incapacidad temporal en septiembre de 2020 por capsulitis del hombro”.

El veredicto: Incapacidad Total

El fallo de la magistrada nos ha dado la razón. Tras demostrar que la trabajadora sí tenía una lesión invalidante en el hombro, ha condenado a la mutua a abonarle una pensión mensual por incapacidad total. Y a la Seguridad Social a pasar por dicho reconocimiento.

De este modo, nuestra cliente va a percibir una prestación fija al mes por no poder desempeñar su trabajo de operaria del plástico, concretamente del 55% de su base reguladora.

Consulta a continuación la sentencia original:

New Call-to-action
Calculadora gratuita de Incapacidad Permanente

Calculadora y valoración gratuita de Incapacidad Permanente

Con nuestra calculadora gratuita podrás saber en 2 minutos si cumples los requisitos legales para solicitar una Incapacidad Permanente, así como una estimación de tu pensión.

Calcular ahora