Cómo calcular el finiquito por despido, renuncia o fin de contrato. ¿Cuánto me corresponde?

Publicado por el 23/09/21 9:30 | Lectura de 9 minutos.

Guía paso a paso para saber cómo calcular el finiquito

El cálculo del finiquito no es una operación demasiado complicada. Si prestas atención a las indicaciones que te vamos a dar en este post, podrás hacerlo tú mismo sin utilizar una calculadora de finiquito online o un simulador de finiquito. De este modo, además, podrás entenderlo mejor y sabrás por qué mereces cobrar ese dinero.

Asimismo, te ofrecemos el consejo más importante para la firma del finiquito. Pero ten en cuenta que el finiquito no es una indemnización, y por eso vamos a diferenciar estos dos conceptos antes de proceder a explicar cómo se calcula.

A la hora de calcular un finiquito (por despido, por finalización de contrato o tras una baja voluntaria), los factores esenciales que hay que tener en cuenta son: el salario, las pagas extraordinarias y las vacaciones no disfrutadas. ¡Aquí te lo indicamos todo paso a paso! ¡Y con ejemplos! Así que si te preguntas “cuánto me corresponde de finiquito”, te lo hacemos fácil.

Índice de contenidos


¿Te han despedido de tu trabajo? Te ayudamos →

Cuestiones previas al calculo del finiquito

El finiquito puede derivarse de un despido (conlleve o no indemnización), de la finalización de un contrato laboral o de una renuncia voluntaria. En cualquiera de estas tres situaciones, tienes derecho a finiquito.

El documento de saldo y finiquito es un escrito que se entrega al trabajador cuando finaliza su relación laboral con la empresa. En él vienen reflejadas todas aquellas cantidades que este tiene derecho a percibir en la fecha de efectos establecida. Y, por tanto, a que la empresa le liquide. Por este motivo, es indiferente hablar cálculo de liquidación o finiquito. Son sinónimos en el lenguaje laboral.

Por el contrario, la indemnización solamente se da cuando hay un despido -excepto si se trata de uno disciplinario y procedente-. Pero incluso en esa circunstancia, se tendrá que percibir, además, el debido finiquito. Por tanto, sí existe también el finiquito por despido, aparte de la indemnización. No obstante, también hay ciertas indemnizaciones (no muy elevadas) que se pagan en casos muy determinados donde no ha habido ningún despido. Puedes informarte de ellos aquí.

En definitiva, el finiquito no es un premio ni una compensación, sino lo que la empresa debe pagar legítimamente al trabajador en la fecha de finalización del contrato.

El tipo de cese es irrelevante

¿Qué hago para calcular el finiquito por baja voluntaria? ¿Cómo se calcula un finiquito por despido? ¿Cuál es la manera de calcular el finiquito con contrato indefinido? ¿Qué he de hacer para calcular mi finiquito por jubilación? ¿Cuánto me toca de finiquito por tres meses? ¿Y por ocho años? Todas estas cuestiones, y otras similares, tienen la misma respuesta: solo hay una forma de hacer un finiquito. Es irrelevante si has renunciado a tu trabajo (o si lo haces con el fin de jubilarte), si te han echado o si tu contrato ha finalizado. Aunque, evidentemente, el resultado no será el mismo. Pero la fórmula es única.

Las instrucciones sobre cómo se calcula el finiquito en España, las encontrarás a continuación.

Calcula tu finiquito: 6 elementos

Para saber cómo se calcula el finiquito, lo primero que debes tener claro es que este término se refiere a las cantidades devengadas (aquellas que el empresario debe al empleado) que no se han abonado aún. Más concretamente, son estas:

  1. El salario de los días trabajados tras la última nómina.
  2. La parte proporcional de las pagas extra no prorrateadas, que se han generado pero no se han percibido.
  3. Las vacaciones no disfrutadas.
  4. Las horas extras no cobradas, si han sido trabajadas.
  5. También pueden haber otras cuantías que se hayan pactado en el contrato, por convenio o mediante un acuerdo de empresa: bonus, gratificaciones extraordinarias, objetivos, etc.
  6. Y en el caso de indemnización por despido, dicho importe puede incorporarse en el propio finiquito o puede aparecer en un documento aparte.

Veamos, como regla general, y sin las excepciones que puede haber en casos específicos -es decir, exceptuando los puntos 4, 5 y 6-, y que en caso de haberlas tendríamos que sumarlas también, cómo calcular un finiquito en los tres primeros pasos que hemos enumerado.

1) Días de salario del último mes

Ahora que has leído qué es el finiquito y cómo se calcula a grandes rasgos, en cuanto a los factores que se engloban en él, vamos a ver uno a uno los apartados del finiquito. Calcular este pago comienza por los últimos días que has trabajado y cotizado.

Para hallar esta cifra, en primer lugar se ha de efectuar el cálculo del salario diario, y después multiplicarlo por el número de días trabajados. Si el sueldo es fijo, sin variaciones mes a mes, se debe tomar como referencia lo cobrado en nómina el mes anterior a la extinción del contrato y dividirlo entre 30.

Finalmente, cabe aclarar que si te estás preguntando “cuánto finiquito me corresponde por año trabajado”, debes saber que no computan los años en conjunto. Únicamente estos últimos días, en lo que respecta al tiempo efectivamente trabajado.

Ejemplo de cuánto es el finiquito por salario

Supongamos que el salario mensual de un trabajador es de 1.500 €. Y el último mes que cobró completo fue noviembre, ya que le despidieron el 9 de diciembre. Si dividimos 1.500 entre 30 días, el resultado es de 50 € diarios. En esta línea, si la extinción de la relación contractual tiene efectos desde el día 9 del nuevo mes, se multiplicarán 9 x 50: 450 €.

Este sería el dinero que pertenecería al empleado por los últimos días que estuvo en la empresa. Y es la primera parte del finiquito y su cálculo.

2) Vacaciones no disfrutadas

Otra parte fundamental que forma parte del cálculo del finiquito es la de las vacaciones generadas pero no disfrutadas. Aquí es necesario saber cuántos días de vacaciones te corresponden al año, en virtud del convenio o del contrato laboral. Lo normal, y más habitual, es tener 30 días, por lo que bastaría con hacer una sencilla regla de tres para conocer el dato de cuánto te pertenece por vacaciones. Vamos a ilustrarlo con un ejemplo.

Cómo calculo mi finiquito: un ejemplo de las vacaciones

Si el contrato acabó el 9 de diciembre como decíamos, se habría estado contratado ese año durante 11 meses y nueve días. En total, 339 días. Considerando que por cada 360 días se dispone de 30 días de vacaciones, por 339 días se tendría derecho a 28,25 días. En consecuencia, el empresario ha de abonar lo equivalente a 28,25 días de vacaciones, si el ex trabajador no hubiera disfrutado ninguno de ellos.

Para llevar a cabo la operación matemática exacta, se debe multiplicar 28,25 por el salario diario (50 €) hallado en el paso anterior: 28,25 X 50 = 1.412,5 €. Ese sería el valor dinerario de sus vacaciones, porque ese año pensaba cogerlas todas en la época navideña y de año nuevo -por acuerdo expreso con el empresario-.

También puede ocurrir que se hayan consumido 15 de esos casi 29 días en agosto, y entonces habrá que restarlos: 28,25 - 15 = 13,25 días.

3) Pagas extraordinarias

Las pagas extra, para que entren en el finiquito, no tienen que estar prorrateadas (esto es, que no se paguen poco a poco en 12 mensualidades al año). Cuando a una persona se le desembolsan las pagas extras de forma mensual en la nómina, no se incorporarán en el proceso de calcular el finiquito.

En el resto de supuestos, hay que recordar que las pagas extraordinarias se generan, por lo general, en dos momentos: verano y navidad. Se trata de periodos de seis meses, salvo que por convenio colectivo se estipule otro tipo de devengo.

Esta parte del cálculo es como la de las vacaciones, pero tomando como referencia el tiempo transcurrido desde que se cobró la última paga extra. Sigamos con el mismo ejemplo para verlo más fácilmente.

Cómo se calcula un finiquito según pagas extra

El contrato acabó el 9 de diciembre y este trabajador cobra, por contrato, dos pagas extra de 1.500 € cada una. Hay que contar los días transcurridos desde que cobró la última paga extra (en este caso la de julio, pero desde el mismo día 1, por norma) hasta el momento del cese el 9 de diciembre.

Por lo tanto, para ver lo que le pertenecería de la siguiente paga, dividimos 1.500 (el importe que tendría la paga de Navidad completa) entre 182,5 días -seis meses-. El resultado sería 8,21 € al día. Entonces, hay que multiplicar esa cifra diaria por los días transcurridos desde el 1 de julio hasta el 9 de diciembre, que son 162: 8,21 X 162 = 1.330,02 €. Esa sería la cifra de lo que en el finiquito se contemplaría como pagas extra devengadas pero no cobradas.

La suma final. ¿Cuánto finiquito me corresponde?

En resumen, “¿cuánto me tienen que pagar de finiquito?” Te respondemos. En el último paso de cómo calcular un finiquito de trabajo, hay que sumar (según el resultado de los cálculos anteriores):

  • Los días de salario trabajados pero no cobrados desde la última nómina
  • El importe de las vacaciones no disfrutadas
  • Y el de las pagas extras generadas y no percibidas.

Y aparte, no olvidemos que, si los hay, también hay que sumar otros conceptos que, como señalábamos antes, deban constar en el finiquito por convenio colectivo o acuerdo con la empresa. ¡Y ya tendríamos el finiquito! Aunque esa no es la cuantía exacta que te ingresará la empresa, sino que de ahí hay que descontar los conceptos que vamos a detallar.

Deducciones por IRPF y Seguridad Social

Del dinero ‘en bruto’ que hemos calculado del finiquito, hay que restar lo que asume el trabajador aquí de cotizaciones a la Seguridad Social, así como de retenciones a cuenta del IRPF. El primer grupo de descuentos está constituido por cotización por contingencias comunes, por desempleo y por formación profesional. Y, en ocasiones, por horas extra.

Mientras, el segundo se refiere al impuesto sobre la renta, lo que se retiene para la Agencia Tributaria. Es un porcentaje según la situación personal y familiar del ciudadano, y su tipo de contrato.

En el caso del empleado ficticio que estamos viendo, su finiquito ascendería a: 450 € por los nueve días trabajados en diciembre, más 1.412,5 € por las vacaciones que no cogió, más 1.330,02 € de su parte de paga extra de Navidad. Así, el cálculo de su finiquito por despido daría como resultado 3.192,52 € (menos las debidas deducciones de IRPF y Seguridad Social que se aplicarían).

¿Demasiado simple? Un ejemplo más complejo

Tomemos ahora el ejemplo de otro trabajador, que fue despedido de forma disciplinaria y procedente el mismo día -9 de diciembre-. Él cobraba lo siguiente:

  • Salario base: 1.145,12 €
  • Plus convenio: 241,25 €
  • Prorrateo pagas extra: 183,22 €
  • Y las vacaciones ya las disfrutó íntegras en agosto

Entonces, ¿cómo se hace un finiquito con estos datos? Pues dado que este empleado tiene prorrateadas las pagas extra, para calcular primeramente el salario del último mes se deben dar estos pasos:

  • Sumar el salario base + plus convenio + prorrateo = 1.569,59 €
  • Dividir ese número entre 30 para obtener el salario diario = 52,32 €
  • Multiplicar 52,32 por los últimos nueve días trabajados = 470,88 €. Este sería su sueldo de diciembre.

Como ya se han disfrutado de todas las vacaciones, no se tiene derecho a cantidad alguna por ello. Ni tampoco por pagas extras, al estar prorrateadas -repartidas junto al sueldo entre los 12 meses del año-.

Por último, al ser un despido disciplinario procedente, no procederá ninguna indemnización por despido. Sin embargo, sí se tendrá derecho a solicitar el paro en caso de cumplir los requisitos de cotización.

En consecuencia, en este nuevo escenario, al trabajador cesado solamente le liquidarán 470,88 € (menos lo que haya de restarse por Seguridad Social e IRPF).

Un consejo antes firmar el finiquito

En el momento de la extinción de una relación laboral y la entrega del finiquito, es vital que el trabajador siempre lo firme como “no conforme” y anote la fecha de recepción. Esto dará tiempo para que, preferentemente junto a un abogado laboralista, nos aseguremos de que el finiquito es correcto. Y si no lo es, habiendo firmado como “no conforme”, podremos reclamar ante la ley. Porque quizá el empresario quiera pagar menos de lo que le obliga la ley, o ha cometido errores por no saber cómo calcular el finiquito de un trabajador debidamente.

Conclusión

Cuando se extingue un contrato, siempre se tiene derecho a un finiquito, independientemente del motivo. Si has leído atentamente, ya sabes qué es el finiquito laboral y cómo se calcula. No es necesario que busques un programa o un simulador de finiquito por despido. Hay tres factores fundamentales para calcularlo: el salario del último mes, las vacaciones y las pagas extras. Y lo cierto es que si dudas en lo referente a “cuánto me tienen que dar de finiquito”, has visto que es, sencilla y llanamente, lo que mereces por ley.

New call-to-action
Acerca de

¡Hola! Mi nombre es Marc Nicolau y soy abogado especialista en Derecho Laboral y de la Seguridad Social con más de diez años de experiencia. Ayudo a mis clientes a encontrar una solución a sus problemas, ya sea consiguiendo el reconocimiento de una Incapacidad Permanente ante el INSS o los Juzgados o asesorándoles en casos de despido.

New call-to-action
Campmany Abogados Despidos

Comenta este artículo

Ver comentarios