La fibromialgia y la depresión son causas de una nueva incapacidad total ante la ley


fibromialgia-depresion-incapacidad-total

En sentencias anteriores conseguidas por nuestro bufete de abogados, especializado en incapacidades permanentes, hemos visto como la fibromialgia y/o la depresión han dado lugar a sentencias favorables a nuestros clientes. Y así ha sucedido de nuevo con este nuevo caso, el de una modista de profesión que padecía ambas patologías

El INSS había denegado por vía administrativa su derecho a una pensión de incapacidad permanente. Pero la ley ha mostrado su desacuerdo con la Seguridad Social y le ha reconocido a esta modista la incapacidad permanente total.

Graves limitaciones funcionales

El Juzgado de lo Social nº 21 de Barcelona dictó sentencia el pasado mes de mayo a favor de nuestra defendida: Teresa, una modista que nos pidió ayuda para demandar judicialmente al INSS. En su valoración, este organismo había decidido que Teresa no tenía el perfil para ser beneficiaria de una incapacidad permanente, rechazando también la reclamación previa.

Incluso dando fe de que sufría una fibromialgia de larga evolución con artromialgias generalizadas (puntos de dolor propios de esta enfermedad, no asociados al esfuerzo físico o a algún traumatismo). Con, además, una tendinosis demostrada -lesión crónica de los tendones-. Este cuadro clínico se acompañaba en el propio informe del Tribunal Médico de un trastorno ansioso-depresivo

Los profesionales de Campmany Abogados demostramos ante el Juzgado toda esta serie de dolencias graves, insistiendo en la severa tendinosis de hombros y en las artralgias (dolor intenso en las articulaciones) de manos y muñecas. Detalles que desembocaron finalmente en una resolución favorable a nuestra clienta, quien está afectada de estas graves limitaciones funcionales.

El proceso judicial

El juez del caso ha estimado que:

“ha quedado acreditado que las lesiones que padece la demandante son tributarias de la incapacidad permanente total solicitada”.

Haciendo constar en el texto de la sentencia que “las importantes limitaciones que la demandante padece le impiden tareas de esfuerzo, y sobre todo teniendo en cuenta su profesión como modista, con tareas de sobrecarga de hombros y manualidad en las manos”. 

El magistrado, en consecuencia, concluye que “la fibromialgia en grado severo tal y como se acredita en los informes médicos, junto a las artralgias en manos y caderas, determinan la estimación de la demanda”. Teresa ha obtenido así una incapacidad permanente total para este tipo de profesión, la cual “requiere el manejo de las manos y muñecas con la precisión y constancia que debe efectuarlo una modista”. 

Se condena así a la Seguridad Social a abonar a la demandante una pensión por incapacidad total. Con, además, efectos retroactivos, de manera que Teresa cobrará los atrasos lo abonados desde el mes de agosto de 2018. 

Para que podáis leer la resolución judicial completa, ponemos a vuestra disposición el siguiente documento:

New Call-to-action