Una teleoperadora con graves lesiones en la garganta obtiene la incapacidad total


teleoperadora-lesiones-garganta-incapacidad-total

Poder hablar con fluidez era la principal herramienta de su trabajo, pero Lorena tenía serias dificultades para desarrollarlo con eficacia. La razón son los problemas de salud que afectan a su garganta, entre los que está una grave laringitis crónica. En diciembre de 2017, sin embargo, el INSS le denegó una petición de Incapacidad Permanente. Indicando que no estaban agotadas todas las posibilidades terapéuticas y afirmando que el caso requería de un seguimiento sanitario por una posible mejoría. Sin embargo, la situación de Lorena no cambió, y decidió reclamar ante la ley para poder conseguir una pensión que le compensara el hecho de no poder dedicarse a su profesión habitual. En marzo del año pasado esta teleoperadora interpuso una demanda ante los Juzgados de Barcelona para reclamar sus derechos al respecto, lo que llevó a la celebración de un juicio. En él, además de las patologías que habían quedado previamente constatadas en el informe del ICAM (Tribunal Médico), nuestro bufete aportó otros informes que fueron decisivos para una sentencia favorable a Lorena.

Las enfermedades 

Los informes médicos presentados por nuestros abogados concluían que la demandante “no puede realizar tareas que precisen uso mantenido de la voz”. Nuestra cliente sufre el denominado Edema de Reinke, una lesión en las cuerdas vocales que produce la acumulación de líquido entre el músculo vocal y su cubierta mucosa. El resultado es una alteración en la voz: disfonía, entre otros síntomas.

Lorena tuvo que ser intervenida quirúrgicamente debido a ello. No obstante, la disfonía persistía si había un abuso de voz incluso con un tratamiento de logopedia. 

En el dictamen inicial de la Incapacidad Permanente, el INSS reconocía la existencia del edema y la cirugía, y de una laringitis crónica como adelantábamos antes, pero hablaba de “disfonía leve”. Y aludía a que faltaba realizar una laringoestroboscopia.

De modo que los profesionales de Campmany Abogados probamos la gravedad del caso con los resultados de una laringoestroboscopia llevada a cabo en la propia sanidad pública. En ella se acredita que Lorena padece lesiones cicatriciales permanentes en sus cuerdas vocales, lo que le limita funcionalmente. Junto a ello, el laringoscopio demuestra que existe una hiperaducción del vestíbulo laríngeo del tipo III, otra patología adicional. Como valor añadido, nuestros argumentos fueron corroborados por un profesiograma -en el que quedaron recogidos las aptitudes y capacidades que son necesarias para ser teleoperador-. 

Comentarios de la jueza

La jueza que ha llevado el expediente en el Juzgado de lo Social nº 29 de Barcelona ha expresado su acuerdo con nosotros calificando de permanentes las lesiones de Lorena. No comparte la visión del ICAM sobre que no estaban agotadas las posibilidades terapéuticas, recalcando que la laringoestroboscopia pendiente no iba significar una posibilidad de mejoría, sino que solo constataría las lesiones de la actora, como así ha sido. Y recuerda que un logopeda tampoco puede curar, sino solo enseñar a utilizar mejor la voz.

Asimismo, en la sentencia se lee que

“los informes de la sanidad pública nos dicen que la limitación funcional obliga a no forzar la voz en su puesto de trabajo dado que el abuso de voz empeora su condición basal”.

Finalmente, la magistrada ha condenado al INSS a que abone a Lorena la prestación correspondiente por Incapacidad Permanente Total, incluidos los atrasos que debería haber percibido desde noviembre de 2017. 

¿Quieres consultar la sentencia original? Lo puedes hacer a continuación.

New Call-to-action