Reclamación Previa de Incapacidad Permanente ante el INSS

Publicado por el 20/10/22 12:00 | Lectura de 5 minutos.

la-reclamacion-previa-de-incapacidad-permanente-ante-el-INSSEl INSS deniega a menudo incapacidades que merecen ser reclamadas -o reconoce un grado que no concuerda con las limitaciones del trabajador-. Sin embargo, no se puede presentar una demanda judicial directamente.

Lo primero es tramitar una Reclamación Previa en la Seguridad Social. Y este post es para ayudarte a realizar ese escrito de Reclamación Previa, y para que sepas cómo presentarla y los plazos.

¿Que es la Reclamación Previa? ¿Para qué sirve?

Una Reclamación Previa por incapacidad es una gestión necesaria si se desea luchar contra una resolución denegatoria del INSS. Incluso si la petición de incapacidad permanente ha sido denegada por silencio administrativo, sin una respuesta explícita de la entidad pública.

Asimismo, como adelantábamos en la introducción de este artículo, la Reclamación Previa ante la Seguridad Social también puede servir para intentar conseguir un grado mayor de incapacidad permanente, si el grado de incapacidad es inferior a las necesidades de la persona.

Por ejemplo, si a un afectado de depresión mayor solo le otorgan una incapacidad total para su trabajo habitual, podría solicitar la absoluta, ya que lo más probable es que no pueda desarrollar ningún tipo de actividad laboral con un mínimo de profesionalidad y eficacia.

En definitiva, una Reclamación Previa es la manera de “quejarse” oficialmente ante el INSS de que no estamos de acuerdo con la resolución de nuestro caso. Y es un trámite puramente administrativo, es decir, que tras presentar Reclamación Previa no nos vuelve a visitar el tribunal médico, sino que simplemente estudian la documentación aportada y vuelven a pronunciarse sobre el asunto.

Modelo de Reclamación Previa

Pero, ¿cómo es “físicamente” un escrito de Reclamación Previa? Ni en la Sede Electrónica de la Seguridad Social ni en su web tradicional existe un modelo de Reclamación Previa específico. No lo vas a encontrar.

Se trata, por tanto, de un documento de redacción totalmente libre, que tiene que elaborar el interesado o sus abogados. Pero, ¡no desesperes! A continuación te damos los ítems principales que debe contener este documento.

¿Cómo se hace una Reclamación Previa?

Un escrito de Reclamación Previa no es fácil de preparar, porque la finalidad es también difícil: lograr que el INSS se eche atrás. De hecho, debes tener claro que la mayoría de las reclamaciones de este tipo son desestimadas. Pero insistimos en que es un paso necesario según el procedimiento. Y no es papel mojado, porque lo que se alega en el escrito de Reclamación Previa después es fundamental a la hora de un posible juicio. Por esta razón, en realidad su nombre completo es ‘Reclamación Previa a la vía judicial’.

Por todos estos motivos es tan importante plasmar correctamente lo que solicitamos en nuestra Reclamación Previa a la Seguridad Social. Pero no solo en la forma, sino también en el fondo.

Aquí tienes unos pequeños consejos que pueden servirte para confeccionarla:

  1. Redáctala con un lenguaje claro y lo más objetivo posible, sin reflejar opiniones propias.
  2. Incluye tu número de expediente y tus datos personales.
  3. Describe los antecedentes de tu caso (si por ejemplo estabas de baja y a los 18 meses te la han denegado, o cualquier otra situación).
  4. Explica por qué no estás conforme con la decisión que han tomado. ¡Expón tus alegaciones!
  5. Aporta informes médicos nuevos y detalla, en conclusión, tu cuadro clínico: enfermedades o lesiones y sus repercusiones en tus capacidades físicas y/o psíquicas. En otras palabras, que queden claras tus limitaciones para trabajar.
  6. Indica el grado de incapacidad permanente que exiges.

De cualquier modo, al no disponer de un modelo de Reclamación previa que puedas cumplimentar con las debidas instrucciones, preparar tú solo el texto y presentar tu Reclamación previa puede ser algo complicado. Por eso, estos seis tips son solo un resumen de un tutorial más extenso que te queremos facilitar y que puedes encontrar aquí.

¿Cuál es el plazo para presentarla?

La presentación de la Reclamación Previa debe hacerse en la Seguridad Social, y el plazo es de 30 días hábiles desde la recepción de la resolución -denegatoria o de otro tipo-. Y si ha habido silencio administrativo, al no existir ninguna notificación, esos 30 días hábiles empiezan a contar desde que se considera producido dicho silencio. Estos son, por lo tanto, los plazos de presentación de la reclamación. Pero si necesitas más detalles sobre cuáles son los tiempos que, una vez superados, pasan a ser silencio administrativo, puedes hacer clic en este enlace.

Una vez recibida tu Reclamación Previa por incapacidad, la entidad gestora tiene que responderte en 45 días hábiles (como máximo). Pero, como podrás imaginar, tras la presentación de tu Reclamación Previa también puede repetirse el silencio administrativo. Si eso ocurre, significará que tu queja ha sido desestimada. Y es entonces cuando ya puedes acudir a un abogado para presentar una demanda judicial.

Si llegado el momento te decides a presentar demanda judicial, el plazo de presentación de la reclamación judicial de 30 días hábiles (sin contar fines de semana ni festividades), desde la desestimación de tu Reclamación Previa o desde la fecha en que se sobreentiende que la resolución es denegatoria a causa del silencio administrativo.

¿Dónde se presenta la Reclamación Previa?

La presentación de la Reclamación Previa se lleva a cabo en el INSS, como hemos señalado en el párrafo anterior. Lo más cómodo es realizar la gestión telemáticamente, enviando la reclamación a través de este link de la Sede Electrónica, denominado “Presentación de otros escritos, solicitudes y comunicaciones”. Si te mueves fácilmente por internet, te recomendamos utilizar esta vía para presentar tu Reclamación Previa.

Y si prefieres hacerlo presencialmente, llévala tú mismo a una de las oficinas de registro de la Seguridad Social (INSS o CAISS). ¡Pero no olvides antes pedir cita previa para ello!

La tercera alternativa es mandar la documentación por correo administrativo, en una oficina de Correos.

¿Es posible saber cómo va mi Reclamación Previa a la Seguridad Social?

Si estás esperando que reconsideren su decisión, o un aumento en el grado de incapacidad que te aprobaron, debes tener paciencia. Los 45 días que tiene el INSS para pronunciarse al respecto son, como te indicábamos más arriba, hábiles. Esto quiere decir que pueden demorarse hasta dos meses y medio, si es que no acaba habiendo un silencio administrativo.

Mientras tanto, en la Sede Electrónica puedes acceder a un apartado denominado Cómo va mi prestación, donde tras identificarte te llevará a la web TU SEGURIDAD SOCIAL. Allí podrás ver el estado de tus gestiones. Aunque no siempre estos datos están actualizados, de manera que no puedes fiarte totalmente de lo que veas en la pantalla.

La relevancia de la Reclamación Previa por incapacidad

Conclusión

Tan importante es el contenido de tu escrito como el hecho de que cumplas con los plazos de presentación de la Reclamación Previa. No te demores demasiado. Y respeta los formalismos que hemos expuesto en este post. No elabores un documento “de cualquier manera”; piensa en lo que puede significar que se estime tu Reclamación Previa de Incapacidad Permanente en el INSS. Y si finalmente eso no sucede, lo cual es muy posible, dicho documento puede ser de mucha utilidad para tu abogado en caso de que sigas luchando por tus derechos ante los juzgados.

New call-to-action
Acerca de

¡Hola! Soy Jorge, abogado especialista en Derecho Laboral desde 2007 y socio director de Campmany Abogados, un proyecto que nació en 2009 fruto de mi interés en ayudar a enfermos o lesionados. Estoy licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

New call-to-action
¿Quieres sentir la tranquilidad de tener un abogado experto que responda antes de 24 horas a todas tus consultas?

Comenta este artículo

Ver comentarios