Incapacidad Absoluta pese a que el INSS quiso desacreditar a los psiquiatras públicos en el juicio

featured

“Episodio depresivo en tratamiento, sin limitación psicofuncional incapacitante actual”. Ese fue el diagnóstico del tribunal médico cuando evaluó a Araceli, una carnicera que en realidad padecía una sintomatología depresiva aguda. Nuestra labor en este caso fue demostrar que la gravedad de su patología era tal que no podía ejercer ningún tipo de trabajo, contrariamente a lo que pensaba el equipo de facultativos del INSS. Y lo conseguimos ante el Juzgado de lo Social nº 8 de Barcelona, aportando informes médicos que corroboraban detalladamente la realidad del sufrimiento de nuestra cliente.

Del verano a la Navidad de 2018

En julio de 2018, el SGAM -Subdirecció General d'Avaluacions Mèdiques- valoró el estado de salud de Araceli, afirmando que estaba afectada de distimia (un estadio previo a la depresión) y ansiedad. Y que la depresión solo constituía un episodio momentáneo por el que estaba pasando, que no le causaba limitaciones funcionales.

Tras este dictamen, el 8 de agosto la Seguridad Social denegó la incapacidad permanente a esta dependienta de carnicería. Pocos días después, la trabajadora tramitó una Reclamación Previa, pero esta también fue desestimada.

Aunque para conocer dicha decisión tuvo que esperar al mes de diciembre. ¡El INSS tardó cuatro meses en pronunciarse!

Dosis altas de Paroxetina sin mejora

Con el fin de no postergar más el caso, en enero de 2019 nuestra demanda judicial en su nombre entró en los juzgados. Pero el juicio no se celebró hasta enero de 2021 (dos años más tarde). Sin embargo, este nuevo retraso sí valió la pena. Porque nuestros abogados demostraron en el juzgado que Araceli tenía un cuadro psiquiátrico muy severo.

Las pruebas que presentamos al juez indicaban, sin lugar a dudas, que nuestra defendida tiene un trastorno depresivo recurrente crónico de larga evolución con sintomatología depresiva aguda. Incluso con rasgos de personalidad Cluster B y C. Todo ello con múltiples recaídas, tratadas con dosis altas de Paroxetina -medicamento antidepresivo- que no habían mejorado sus síntomas.

Los síntomas de Araceli

Argumentamos que la demandante sufre desánimo, apatía, sensación de malestar, angustia, crisis de ansiedad, taquicardias, disnea, sensación de ideas pesimistas, miedo al futuro y dificultades de concentración. Y que a ello se suma una fatiga muy pronunciada, con gran sensación de melancolía. E insistimos en que, a pesar de los esfuerzos terapéuticos (con una pauta farmacológica muy intensa), su curso clínico es crónico.

Una grave acusación

La sentencia se publicó tan solo dos días después del juicio, el mismo mes de enero de 2021. En ella el magistrado afirma que esta trabajadora “no puede realizar actividades que exijan una mínima carga mental o una relación normalizada con terceras personas”. Pero, además, hizo referencia a que la abogada de la Seguridad Social emitió una “acusación muy grave” al sugerir en la vista judicial que los psiquiatras de la sanidad pública habían modificado su orientación diagnóstica con el único objetivo de que Araceli pudiera lucrarse de la prestación solicitada.

La letrada del INSS también solicitó que únicamente se tuvieran en cuenta los síntomas de la carnicera. Y en ese punto el juzgador estuvo de acuerdo.

Pero esta segunda petición fue contraproducente para ella, porque en la sentencia se puede leer que precisamente la sintomatología “es plenamente congruente con el diagnóstico final”.

La conclusión: Incapacidad Absoluta con atrasos

La firmeza del magistrado en este caso no tuvo fisuras. Y en esa línea concluyó que estábamos ante “un cuadro singularmente grave, revelador de una capacidad psicofuncional muy deteriorada”. En consecuencia, revocó las resoluciones del INSS de 8 de agosto y 18 de diciembre de 2018, y declaró la incapacidad permanente absoluta de nuestra cliente. Asimismo, fijó la fecha de efectos en julio de 2018, cuando Araceli fue examinada por el SGAM. De esta manera, se aprobó también un cobro de atrasos de dos años y medio.

Una historia, en definitiva, estremecedora. En síntesis, esta dependienta ha tenido que esperar mucho tiempo para lograr su pensión de incapacidad, finalmente obtenida gracias a nuestra intervención. Y, como hándicap, ha tenido que vivir cómo el tribunal médico desvirtuaba su enfermedad y cómo la defensa contraria intentaba hasta desacreditar la opinión médica de sus psiquiatras.

Consulta o descarga la sentencia original aquí:

New Call-to-action
Calculadora gratuita de Incapacidad Permanente

Calculadora y valoración gratuita de Incapacidad Permanente

Con nuestra calculadora gratuita podrás saber en 2 minutos si cumples los requisitos legales para solicitar una Incapacidad Permanente, así como una estimación de tu pensión.

Calcular ahora