Pasa de una indemnización única de 1.400 € a una pensión mensual del mismo importe

featured

Este técnico electromecánico de mantenimiento acudió a nosotros tras la experiencia que vivió después de sufrir un accidente de trabajo. Su mano, muñeca y antebrazo quedaron muy afectados. Pero no le reconocían una incapacidad permanente, y tuvo que volver a trabajo -donde incluso crearon un nuevo puesto para él (adaptado a sus dolencias)-.

La actuación de la empresa

En septiembre de 2018 Eduardo fue víctima de un accidente laboral, donde se vio comprometido uno de sus brazos. Por esta razón, estuvo de baja médica hasta junio de 2020. Después se reincorporó al trabajo, pero los servicios médicos de su empresa certificaron que no era apto -temporalmente-, debido a que no podía utilizar la mano izquierda ni manipular cargas superiores a dos kilos (entre otras funciones).

La consecuencia fue que se creó un nuevo puesto de trabajo para Eduardo, como coordinador de mantenimiento. Sus tareas eran sobre todo de supervisión y liderazgo, pero también de revisar las averías. Y contaba con dos ayudantes.

Lesiones Permanentes No Invalidantes

En la misma fecha que fue declarado no apto, el INSS reconoció a este técnico lo que se denomina Lesiones Permanentes No Invalidantes (LPNI). Esta prestación consiste en un pago único, a modo de indemnización, que le abonó la mutua en ese caso. Pero el importe fue tan solo de 1.410 €. El motivo de concederle esta pequeña ayuda fue, según el tribunal médico, la “limitación de la movilidad de la muñeca izquierda en menos de un 50%”.

Sin embargo, lo que realmente necesitaba este empleado era una incapacidad total para su profesión habitual, es decir, cobrar una pensión mes a mes. Y pese a reclamar en ese sentido, su solicitud fue desestimada.

El estudio biomecánico

Fuimos finalmente a juicio, que tuvo lugar en el Juzgado de lo Social nº 11 de Barcelona en noviembre de 2021. Allí aportamos como prueba un estudio biomecánico que certificaba que Eduardo tenía movilidad limitada en la muñeca izquierda, sin poder levantar pesos. Asimismo, el informe destacaba que había perdido fuerza en el antebrazo y en la mano (sin poder hacer “pinza”). Con déficit muscular asociado.

El juez dio plena validez a la prueba biomecánica, como se puede observar en la sentencia.

Pensión de 1.400 € al mes

El magistrado condenó a la Seguridad Social a abonar a nuestro cliente una prestación de incapacidad permanente total, del 55% de su base reguladora. Como dicha cifra, en cómputo anual, es de 30.615,72 €, al restar un 45% se queda en 12 pagas de 1.403,22 €. Recordemos que en caso de contingencia profesional los abonos no son 14, pero las extra están prorrateadas.

En resumen, este demandante ha pasado de cobrar una baja indemnización de 1.410 € a una mensualidad de 1.403,22 €, también proveniente de las arcas de la mutua.

Lee o descarga la resolución judicial aquí:

New Call-to-action
Calculadora gratuita de Incapacidad Permanente

Calculadora y valoración gratuita de Incapacidad Permanente

Con nuestra calculadora gratuita podrás saber en 2 minutos si cumples los requisitos legales para solicitar una Incapacidad Permanente, así como una estimación de tu pensión.

Calcular ahora