Despido, finiquito y derecho a paro para empleados del hogar

Publicado por el 18/11/21 14:18 | Lectura de 10 minutos.

featured

La regulación del despido de una empleada de hogar (o empleado) tiene unas características especiales, porque la ley contempla que solo hay unas determinadas maneras de despedir al servicio doméstico.

De hecho, antes incluso existía un tipo de despido específico destinado a este tipo de trabajadores (desistimiento), pero se eliminó en 2022 gracias al Real Decreto-ley 16/2022. ¡Te lo contamos!

Además, ¿un empleado o empleada de hogar tiene derecho a finiquito? ¿Y a indemnización? En caso de que sí, ¿cómo se calculan estas cantidades? ¿Y si no se trabaja a jornada completa? También te lo aclaramos. Y te explicamos qué requisitos tiene que cumplir el empleador para hacer efectivo, de forma legal, el despido de una empleada de hogar.

Por último, te informamos de las novedades respecto al derecho a paro de los empleados del hogar, algo que empezó a fraguarse tras una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 2022 y que es una realidad también desde el Real Decreto-ley 16/2022, de 6 de septiembre, para la mejora de las condiciones de trabajo y de Seguridad Social de las personas trabajadoras al servicio del hogar.

Empleadas de hogar: despidos no admitidos

En general, en España existen dos tipos de despido: el disciplinario y el objetivo. Pues bien, el segundo no es aplicable a un trabajador del hogar. No se puede echar a una empleada del hogar por causas objetivas, por ser incompatibles con la naturaleza de esta relación laboral.

Recordemos que el despido objetivo, como tal, se produce sobre todo cuando una empresa tiene problemas económicos o de otra índole empresarial (lo que se denomina causas económicas, técnicas, organizativas o de producción), donde la persona contratada no tiene “culpa”. No obstante, el despido objetivo puede ser consecuencia de otros motivos, como puedes ver en este otro post más al detalle. Entre ellos, tampoco el despido objetivo por fuerza mayor es válido para los trabajadores del hogar.

Asimismo, el despido colectivo (ERE), pese a no ser una clase de despido como tal, es un mecanismo que tampoco se puede utilizar si hablamos de empleados domésticos.

¿Cuándo se puede despedir a una empleada de hogar?

Siguiendo por el apartado anterior, si excluimos el despido objetivo como posibilidad, nos quedaría el despido disciplinario. Una persona sí puede despedir a su empleado o empleada del hogar de forma disciplinaria, esto es, si hay un incumplimiento o falta grave por parte del contratado. Si se comprueba que ha habido, además, culpabilidad -es decir, que la persona ha realizado ese acto bajo su responsabilidad-. 

No olvidemos que un despido disciplinario puede ser catalogado de improcedente, procedente o nulo. Y si resulta que se constata la improcedencia, (ya la decrete un juez o la reconozca directamente el empleador) ha de venir acompañada de una indemnización. Más adelante sabrás de qué importe.

Requisitos para un despido disciplinario

Para que el despido de una empleada o empleado del hogar tenga validez legal, el contratador tiene que cumplir los siguientes requisitos:

  • Comunicar el cese por escrito, no verbalmente.
  • En dicho documento deben aparecer los motivos del despido disciplinario sin que lo alegado deje lugar a dudas.
  • Si hay testigos, deben constar sus declaraciones.
  • Por último, debe aparecer la fecha de efectos de la destitución.

Derogado el despido por desistimiento

Antes de septiembre de 2022, además del despido disciplinario estaba vigente el despido por desistimiento. Esto significaba que el empleador, por voluntad propia y sin alegar otras causas adicionales, podía dar por finalizado el contrato. Sin tener la obligatoriedad de justificarlo. Y el desistimiento se podía producir en cualquier momento que el empleador lo considerara oportuno, ya que era como un despido libre.

Sin embargo, desde el 9 de septiembre de 2022 ya no es posible despedir a un empleado del hogar por desistimiento. Este hecho comenzó a vislumbrarse en los tribunales, cuando la jurisprudencia marcó límites en este aspecto y dictó que el despido de una empleada de hogar a causa de su embarazo era considerado nulo, sin necesidad de que el empleador tenga siquiera conocimiento de la gestación. Y tendría que haber una readmisión. Si quieres saber más sobre el despido nulo, pincha aquí.

Dichos antecedentes han llevado a que, ahora, una extinción de contrato solo pueda producirse por causa justificada. A su vez, estos motivos tampoco se dejan a la arbitriariedad, sino que el Real Decreto-ley 16/2022 refleja que ha de ser uno de los siguientes:

- Disminución de los ingresos de la unidad familiar.

- Incremento de su gastos por circunstancia sobrevenida (pérdida del trabajo o declaración de incapacidad de la persona empleadora).

- Modificación sustancial de las necesidades de la unidad familiar.

- Comportamiento que genere una pérdida de confianza.

Otras situaciones: periodo de prueba y fallecimiento

Antes de comenzar a exponer todo lo relativo al finiquito y la indemnización de una empleada hogar, según los tipos de despido que acabamos de explicar, veamos otras circunstancias especiales estipuladas por las se puede despedir al servicio doméstico. La primera es que no se supere el periodo de prueba, o que el propio empleado del hogar renuncie en dicho lapso de tiempo. En segundo lugar, también se puede despedir a una empleada de hogar, o empleado, si fallece el titular del hogar o es declarado tributario de una incapacidad permanente.

Por descontado, también se extinguiría el contrato del empleado del hogar si este renuncia, o si hay un acuerdo entre las partes en este sentido. Y, por supuesto, también se puede “despedir”, aunque no sería un cese como tal, cuando se acaba el contrato y no se renueva.

Finiquito empleada de hogar

Continuemos, como decíamos, con lo práctico: el dinero que recibe el empleado del hogar que ha sido despedido. En primer lugar, es obligatorio el finiquito para la empleada del hogar. Independientemente de la clase de despido que se haya emitido. En este concepto se incluyen las pagas extra no cobradas pero sí generadas, las vacaciones no disfrutadas, el salario de los días trabajados en ese mes, las horas extra no percibidas (si las hubiera) y otros valores concretos que se reflejen en el contrato.

En este sentido, y si nos centramos únicamente en el finiquito, no hay diferencia entre el finiquito de una empleada de hogar por muerte del empleador o en el finiquito de una empleada de hogar por desistimiento, por ejemplo. La fórmula matemática es idéntica. ¿Quieres saber cómo se lleva a cabo el cálculo del finiquito para empleadas del hogar? Pulsa en este enlace. Podrás leer paso a paso cómo calcular el finiquito de una empleada del hogar.

Indemnización por despido empleada hogar

Procedamos ahora con el siguiente asunto. ¿Hay indemnización por despido para empleadas de hogar, o empleados? , puede haberla. Te indicamos cuándo -y a cuánto ha de ascender- en esta tabla:

TIPO DE DESPIDO DÍAS DE INDEMNIZACIÓN MÁXIMO DE MENSUALIDADES PARTICULARIDADES
Desistimiento (I) 12 días por año 6 DEROGADO
Desistimiento (II) 7 días por año 6 DEROGADO
Disciplinario improcedente 20 días por año 12  
Disciplinario procedente 0 0  
Despido durante periodo de prueba 0 0  
Fallecimiento del empleador 1 mes 1 Con independencia de la antigüedad

Respecto al personal interno, al tener derecho a alojamiento, no puede ser obligado a abandonar el hogar entre las 17 horas del día del despido y las 8 horas del día siguiente. Salvo que la extinción fuese debida a una falta muy grave de los deberes de lealtad y confianza.

¿Cómo se calcula la indemnización si no trabajo a jornada completa?

La indemnización se calcula en proporción al salario mensual que se percibe por el número de horas de trabajo semanales. Por tanto, imaginemos que ha habido un desistimiento hacia una empleada o empleado que solo trabaja seis horas semanales. Se debe hallar la equivalencia -en horas- de los 12 días de salario por año en los que consiste la indemnización.

Teniendo en cuenta que 15 días equivalen a 60 horas, y que un trabajador a jornada completa consume 1.826 horas anuales, habría que hacer una regla de tres. Según esta, por trabajar seis horas a la semana (276 horas al año) se tiene derecho a una indemnización de aproximadamente 9 horas de salario por año de servicio. Con el tope, recordemos, de seis mensualidades.

Así, para hallar esta indemnización hay que multiplicar 9 por el salario/hora. Y después esa cifra multiplicarla por el número de años de servicio, sin que el importe resultante pueda superar 144 horas de salario (24 x 6=144 horas). El Ministerio de Trabajo y Economía Social facilita este esquema para un cálculo fácil de las indemnizaciones por desistimiento.

Derecho a paro empleados del hogar

Las empleadas domésticas aseguradas están adscritas a un sistema especial dentro del Régimen General: el Sistema Especial para Empleados de Hogar. El anterior ‘Régimen Especial de la Seguridad Social de los Empleados de Hogar’ quedó integrado en 2012 en el Régimen General de la Seguridad Social, mediante la creación de este sistema. 

Hasta ahora no se ha tenido derecho a paro, ya que no se cotizaba por ello. Sin embargo, esto ha cambió en 2022, gracias al Tribunal de Justicia de la Unión Europea y al Real Decreto-ley 16/2022, de 6 de septiembre, para la mejora de las condiciones de trabajo y de Seguridad Social de las personas trabajadoras al servicio del hogar..

La sentencia del TJUE

El alto tribunal europero decidió en 2022 que las trabajadoras del hogar dadas de alta en la Seguridad Social tienen derecho a cobrar el subsidio de desempleo en España. Se afirmó que la normativa que estaba vigente en aquel momento era discriminatoria por razón de sexo, y que conllevaba un desamparo social que se debía solucionar.

Tras conocer la sentencia, el Ministerio de Trabajo comunicó que implementar esta medida era una prioridad. Y al fin, se ha regulado y aprobado el acceso a esta prestación con el Real Decreto-ley 16/2022, de 6 de septiembre.

El Real Decreto: paro desde el 1/10/2022

Publicado en el BOE el 8 de septiembre de 2022, y con entrada en vigor desde el día 9, el Real Decreto-ley 16/2022 ha nacido con el fin de "equiparar las condiciones de trabajo y de Seguridad Social de las personas trabajadoras del hogar familiar a las del resto de personas trabajadoras por cuenta ajena". El decreto, como antes hemos mencionado, toma el nombre de 'mejora de las condiciones de trabajo y de Seguridad Social de las personas trabajadoras al servicio del hogar'.

Con esta ley se aprueba el derecho a paro de los empleados del hogar en España, así como su entrada en funcionamiento. Estos trabajadores tienen, por tanto, obligación de cotizar por la contingencia de desempleo y al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) a partir del 1 de octubre de 2022, de la siguiente forma:

- El tipo de cotización por desempleo es del 6,05%, el 5% a cargo del empleador y el 1,05% asumido por el empleado.

- La cotización al FOGASA es de 0,2%, abonado exclusivamente por el empleador.

Conclusión

Pese a toda la normativa que hemos contemplado en este texto respecto a los despidos de los trabajadores del hogar, también se admite que las partes pacten previamente unas causas de resolución de contrato particulares -distintas a las previstas en la ley-. Y estas serían consideradas válidas siempre que se basen en un posible suceso futuro y no sean contrarias a las leyes, a la moral ni al orden público. Ni que supongan un abuso manifiesto por parte del empleador.

New call-to-action
Acerca de

¡Hola! Mi nombre es Marc Nicolau y soy abogado especialista en Derecho Laboral y de la Seguridad Social con más de diez años de experiencia. Ayudo a mis clientes a encontrar una solución a sus problemas, ya sea consiguiendo el reconocimiento de una Incapacidad Permanente ante el INSS o los Juzgados o asesorándoles en casos de despido.

New call-to-action
Campmany Abogados Despidos

Comenta este artículo

Ver comentarios