De incapacidad total a absoluta por Fibromialgia y fatiga crónica


incapacidad-total-absoluta-fibromialgia-fatiga-cronica

Hoy te contamos el caso de Daniela, una autónoma dedicada a la hostelería que había obtenido una pensión por incapacidad permanente total en marzo de 2018. Pero ahora, gracias a reclamar ante la ley, cuenta con la absoluta para todo tipo de trabajo. El Juzgado de lo Social nº 2 de Lleida, en una sentencia de abril de este año, ha considerado que la Seguridad Social no fue justa en su decisión. 

El dictamen del INSS

La Comisión de Evaluación de Incapacidades (Tribunal Médico) había constatado que Daniela sufría fibromialgia severa y fatiga crónica. Junto a estas enfermedades, a nuestra cliente también se le había diagnosticado trocanteritis -una patología que causa un dolor intenso en la cadera- y trastorno distímico -similar a la depresión-.

Pero todo ello no hizo que a Daniela se le reconociera una incapacidad permanente absoluta, sino solo la incapacidad total. También se alegaba que ella sufría fibromialgia desde hace 15 años, y que en los dos últimos solo había experimentado brotes con “limitación funcional secundaria”. Daniela, sin embargo, tramitó una reclamación previa por vía administrativa en abril de 2018, pero la Seguridad Social no cambió de parecer y mantuvo su postura.

El juicio celebrado en Lleida

En el acto judicial, el equipo de Campmany Abogados presentamos un informe médico del reumatólogo más específico, que demostraba que la demandante sufría fibromialgia severa en grado III y fatiga crónica en grado II. De este documento médico, la jueza del juzgado de Lleida resalta en la propia sentencia que

“[...] El cuadro clínico crónico e invalidante que presenta le comporta limitación funcional tanto en la esfera psíquica como física, de forma persistente [...] la actora se halla impedida para desarrollar cualquier trabajo con un mínimo de rendimiento y eficacia, declarándole afecta de una IP de grado Absoluto [...]" 

La pensión conseguida

Del 55% de la base reguladora, que esta hostelera autónoma había cobrado mes a mes hasta ahora en concepto de incapacidad total, se pasa al 100%. Su nueva incapacidad permanente absoluta, además, se ha reconocido legalmente con efectos económicos desde febrero del año pasado. Por tanto, a Daniela le ingresarán, independientemente de su mensualidad actualizada, una cantidad que aglutina la diferencia no cobrada hasta día de hoy.

Puedes ver la sentencia íntegra a continuación:

New Call-to-action