Pensión de casi 2.000 euros al mes por epilepsia


featuredUno o más ataques de epilepsia a la semana. Esa es la realidad de Alfredo, quien padece epilepsia entre otras lesiones cerebrales. Pero el INSS solo le había reconocido una incapacidad permanente total para su profesión de operario. Tras acudir a nosotros, este trabajador ha conseguido mucho (mucho!) más en el Juzgado de lo Social n° 4 de Barcelona... Te contamos cómo sucedió todo.

Una incapacidad total que no era suficiente

En enero del año pasado, Alfredo obtuvo una incapacidad permanente total. La Unidad de Valoración Médica de Incapacidades declaró que el solicitante padecía epilepsia, además de cavernoma temporal -otra lesión del cerebro-. Y que sufría de desorientación y de pérdida de memoria.

Frente a ese dictamen, este operario realizó una reclamación por vía administrativa ya que no estaba de acuerdo con lo decidido por el INSS. Pero, como en otros muchos casos, su petición fue desestimada.

El juicio, con los informes médicos adecuados

Desde Abogados Campmany, llevamos el caso a juicio. Allí presentamos informes médicos que no solo demostraban las patologías ya confirmadas en la Seguridad Social. Añadimos también algo muy importante y no tenido en cuenta: la esclerosis de Alfredo, responsable real de la epilepsia.

También documentamos ante la jueza que nuestro cliente sigue siendo víctima de numerosos ataques epilépticos, “a pesar de haber sido sometido a dos cirugías resectivas del lóbulo temporal izquierdo y de recibir multitud de fármacos antiepilépticos” -tal como se puede leer en la propia sentencia-. A ello se suma que el demandante tiene un importante deterioro cognitivo, algo que le ha afectado a la capacidad de hablar y de entender a otras personas.

De todo ello se concluyó, además, que Alfredo tiene grandes dificultades para realizar actividades sociales. Y, paralelamente, que requiere de una supervisión constante de sus familiares.

Una sentencia rotunda: incapacidad absoluta

La magistrada afirma en la sentencia que no hay duda alguna de que nuestro defendido “tenga limitación en cualquier actividad laboral”. En consecuencia, “procede estimar la demanda y declarar al actor en situación de incapacidad permanente en grado de absoluta".

Gracias a esta resolución judicial conseguida por nuestros abogados, Alfredo cobra ahora el 100% de su base reguladora, y no el 55% como tenía con la incapacidad total. Con el nuevo porcentaje, este operario recibe ya al mes una pensión de 1.905,95 € -más las pagas extras y la debida revalorización-.

Y eso no es todo, porque los efectos, según la condena al INSS, son desde noviembre de 2017. Por tanto, este paciente de epilepsia recibirá una paga adicional de más de 40.000 € en concepto de atrasos. Una cantidad nada desdeñable y que, estamos seguros, ayudará mucho tanto a Alfredo como a la familia que le cuida.

Puedes leer todos estos y otros datos en la sentencia original:

New Call-to-action