La jubilación habiendo cotizado en España y en el extranjero

Publicado por el 4/02/21 12:00 | Lectura de 4 minutos.

featured

Si has trabajado un tiempo fuera y se acerca tu edad de jubilación, seguro que te interesará este artículo. En él vamos a aclarar qué pasa con los años cotizados fuera de España cuando una persona se quiere jubilar. ¿Se pueden sumar ambas cantidades o no?

Te explicamos también para qué sirve un convenio bilateral, y qué es la llamada totalización de periodos de cotización. Todo ello con ejemplos prácticos.

Por otro lado, te indicamos cómo solicitar la jubilación y dónde en estos casos. Y, por último, te exponemos si existe la posibilidad de percibir dos pensiones de jubilación distintas (una de España y otra de otro estado) de forma simultánea.

Suma de cotizaciones si hay acuerdo

Sí, de cara a la jubilación, por regla general se pueden sumar las cotizaciones de dos países diferentes, siempre que el segundo se encuentre en la Unión Europea (o pertenezca al Espacio Económico Europeo, es decir, Islandia, Noruega y Liechtenstein). O también si se trata de Suiza o de un país no comunitario con el que España haya firmado un convenio bilateral.

Dichos convenios bilaterales están basados en el “principio de igualdad de trato”, bajo el cual los trabajadores de otras regiones del mundo pueden disfrutar de la Seguridad Social en las mismas condiciones que un ciudadano español, y viceversa.

En contrapartida, si hablamos de un país no europeo con el que España no tiene un acuerdo en materia de Seguridad Social, al no haber convenio, en nuestro estado no tendrán validez los años cotizados allí para cumplir los mínimos de cotización que impone la Seguridad Social. Y para averiguar los posibles derechos que se hubieran generado en ese otro país, tendrás que pedir información en el debido organismo extranjero.

Totalización de periodos de cotización

Si una persona no acumula la suficiente cotización en España para jubilarse en este país, pero ha trabajado también en otro, puede sumar ambas cotizaciones para que el resultado final le permita jubilarse.

Supongamos que un director de Recursos Humanos ha ejercido y cotizado sus últimos 11 años en España, pero también cotizó antes de ello cuatro años en Francia. Como los requisitos para acceder a la jubilación aquí son 15 años cotizados, (dos de ellos en los últimos 15) no podría cobrar la jubilación si no añade en este cálculo los 4 que tuvieron lugar en territorio francés. Pero como se pueden integrar, y ya se podría jubilar en España porque contaría entonces con 16 -que incluso supera el mínimo necesario de 15 años-. Este mecanismo se denomina ‘totalización de periodos de cotización’.

En estos supuestos, cada país paga de forma prorrateada lo que le corresponde. Por tanto, uno y otro pagarían en proporción a lo cotizado dentro de sus fronteras. Siguiendo con el ejemplo anterior, España asumiría el 93,75% del abono, mientras que la administración francesa pagaría al pensionista el 6,25% de su mensualidad.

Procedimientos lentos

Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones la parte de la que es responsabilidad el país extranjero tarda mucho más en comenzar a ser desembolsada, y durante una temporada el jubilado cobra únicamente el porcentaje de la Seguridad Social española.

Dónde presentar la solicitud de jubilación

Una vez hecho el cálculo, se ha de solicitar la pensión en el país de residencia que tengamos cuando nazca el derecho a jubilarnos. En el caso de España, hay que pedirla a la Seguridad Social. Y si estamos viviendo en un país diferente, que no es ninguno donde hemos cotizado, la solicitud se debe tramitar en el último país donde hayamos cotizado.

En este sentido, solo se ha de gestionar una solicitud, no ambas, ya que después las administraciones de ambos lugares se encargan de establecer y fijar la prorrata internamente. Asimismo, se recibirán las mensualidades en el país donde se haya realizado la petición, esto es posible gracias al “principio de la exportación de las prestaciones”. Al fin y al cabo, tendremos de esta forma una única pensión, no dos.

No obstante, si la cobras desde España y después deseas irte a vivir a otro país, bastará con que lo notifiques a la Seguridad Social y que cada principio de año envíes una fe de vida, la cual se puede obtener fácilmente en el consulado o la embajada de España.

¿Y si la cotización en España es suficiente para mi pensión?

Volviendo al ejemplo que comentábamos antes, si ese director de recursos humanos cumple 65 años en 2021 y en ese momento, en lugar de 11 años, posee 37 años y 3 meses cotizados en España (con lo que en nuestro país ya se puede cobrar el 100% de la jubilación con 65 años de edad), no necesitaría “utilizar” los cuatro años que cotizó en el pasado en Francia para disfrutar de su jubilación con el total de la base reguladora.

En resumen, si no es necesario, no se computarán los años cotizados en el extranjero. De hecho, en estas circunstancias se podría decir que la cotización extranjera se perdería, excepto si ocurre lo que vas a leer a continuación. No obstante, en ocasiones no es necesario para poder conseguir la prestación en sí pero se pueden usar para aumentar la cotización y, por ende, el porcentaje de base reguladora a percibir.

Cobrar dos jubilaciones

Veamos otra posible situación: haber cotizado tal número de años tanto dentro como fuera de España de manera que se tengan derecho a dos jubilaciones -una en cada país-. Esto también puede suceder. ¡Incluso al 100%! Pero para cada pensión se aplicarán las reglas de la nación correspondiente.

¡Atención! Si finalmente cobras una segunda pensión de jubilación de otro país, es imprescindible declararla en tu Declaración de la Renta si con estos ingresos estás obligado a presentarla. Y se declara como retribuciones dinerarias de rendimientos del trabajo.

Cabe recordar en este punto que no se pueden cobrar dos pensiones españolas de jubilación a la vez, excepto si provienen de regímenes diferentes -por ejemplo una del General y otra del régimen de autónomos-.

Conclusión

Si has cotizado más allá de nuestras fronteras, aunque se trate de pocos años y no puedas por ello ser tributario de una pensión de jubilación extranjera propiamente dicha, puedes utilizarlos para aumentar tu cómputo total de años cotizados para la jubilación española. Esto es muy importante e útil sobre todo si te falta tiempo para llegar al periodo de carencia mínimo que permite acceder a la prestación en España, ya que puede suponer la diferencia entre poder jubilarte o no. Además, las cotizaciones provenientes de otra nación también pueden servirte para que el porcentaje que se aplica a tu base reguladora sea mayor si por cotización y edad no alcanzas el 100%. Y, en consecuencia, cobrar más en este nueva etapa de tu vida.

New call-to-action
Acerca de

¡Hola! Soy Jorge, abogado especialista en Derecho Laboral desde 2007 y socio director de Campmany Abogados, un proyecto que nació en 2009 fruto de mi interés en ayudar a enfermos o lesionados. Estoy licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

New call-to-action
New call-to-action

Comenta este artículo

Ver comentarios