Migraña

En esta página de recursos te ofrecemos información sobre la Migraña. Qué es, sus tratamientos, síntomas y por supuesto; la viabilidad en cuanto a poder solicitar una minusvalía o incapacidad laboral. Trabajamos continuamente para ofrecer la información más completa posible, si crees que esta ficha está incompleta o que habría que añadir algún dato importante, por favor no dudes en contactarnos.
incapacidad permanente

Guía gratuita sobre Incapacidades Tipos, requisitos y cómo solicitarlas

¿Quieres más información? Descarga de forma totalmente gratuita nuestra guía sobre incapacidades, donde podrás aprender más sobre los distintos tipos de incapacidad, cómo calcular la prestación y qué cuantías corresponden, además de cómo solicitarlas.

Consulta el Podcast #51 de Misderechos.club para conocer más información sobre el Alzheimer. Si te gusta, no dudes en suscribirte, es gratuito.

 

La Migraña es una enfermedad común que tiene como síntoma principal el dolor moderado o intenso de la cabeza. Este dolor es, por norma general, palpitante y unilateral (afecta a un solo lado de la cabeza). A menudo el dolor va acompañado de náuseas o vómitos y un aumento de la sensibilidad a la luz o los sonidos. Un ataque de migraña puede prolongarse durante horas o días y con frecuencia el dolor es tan intenso que resulta incapacitante para quien lo sufre.

A pesar de que no se entiende todavía qué causa la migraña, se considera que determinados factores genéticos y ambientales tienen que ver con su aparición. Desequilibrios de las sustancias químicas del cerebro, incluyendo la serotonina (responsable de la regulación del dolor en el sistema nervioso) también pueden estar relacionados con las migrañas.

Es importante no confundir una migraña con otros tipos de cefalea o dolores de cabeza, tales como: la cefalea tensional, que es mucho más usual, la cefalea en racimos y las cefaleas secundarias que pueden estar originadas por multitud de causas.

 

Sí, existe tratamiento para la migraña, tanto para ayudar a detener los síntomas como para prevenir la aparición de nuevos ataques. En su mayoría, estamos hablando de tratamientos de tipo farmacológico, existiendo multitud de medicamentos para tratar la migraña, tanto específicos como para otras dolencias.

Los tratamientos farmacológicos se dividen en dos objetivos, por un lado aquellos destinados a aliviar el dolor producido durante un ataque de migraña y detener sus síntomas; por otro lado, están encaminados a reducir la gravedad y la frecuencia e intensidad de los ataques de migraña, debiendo ser administrados de forma regular, a menudo de manera diaria.

El tratamiento adecuado dependerá por tanto de la frecuencia y la intensidad de los dolores provocados por la migraña, así como del grado de incapacitación que estos producen en la persona.

Tratamiento farmacológico

Otros tratamientos

Tratamiento de la crisis de migraña

Para el tratamiento de las crisis de migraña, los medicamentos que han demostrado mayor eficacia y se utilizan con mayor frecuencia, son los agentes antiinflamatorios no esteroideos (AINES), los triptanes y la ergotamina.

  • Antiinflamatorios no esteroideos: como el naproxeno y el ibuprofeno.
  • Triptanes: Los triptanes son un medicamento específico en el tratamiento de la migraña, siendo los más habituales el sumatriptán, zolmitriptán, almotriptán, naratriptán, rizatriptán, eletriptán y frovatriptán. Son medicamentos muy eficaces que eliminan el dolor en un alto porcentaje de pacientes. Sin embargo, presentan algunos efectos secundarios ya que provocan disminución del calibre arterial, por lo que en determinadas circunstancias pueden disminuir el riego sanguíneo coronario y cerebral.
  • Ergotamina: La ergotamina  y su derivado la dihidroergotamina, son fármacos específicos para el tratamiento de la migraña, pero su uso prolongado puede originar cefalea de rebote y otros efectos secundarios, por lo que se recomienda no utilizarlos más de dos veces por semana. Se empleaban frecuentemente antes de la salida al mercado de los triptanes, que en la actualidad se consideran más recomendables que la ergotamina.

Medicación preventiva

En el caso de que los ataques ocurran más de dos veces a la semana, se recomienda el uso diario de ciertos medicamentos que actúan como preventivos, es decir, no son útiles cuando el episodio de dolor migrañoso está instaurado, pero tomados diariamente según prescripción médica, son capaces de disminuir el número de crisis. Los más frecuentes son:

  • Betabloqueantes, entre ellos el propranolol, atenolol, metoprolol y timolol.
  • Bloqueadores de los canales del calcio, principalmente la flunarizina.
  • Antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina.
  • Anticonvulsivantes como el ácido valproico y el topiramato.
  • Toxina botulínica en pacientes con migraña crónica
  • Neuroestimulación: Los dispositivos médicos de neuroestimulación pueden constituir un tratamiento alternativo, especialmente en casos de muy alta severidad o cuando existen contraindicaciones para la utilización de triptanes. Asimismo, pueden servir para evitar la ingesta de dosis demasiado altas de fármacos que hagan evolucionar hacia una cefalea crónica diaria. La neuroestimulación se ha utilizado inicialmente, a través de dispositivos implantables parecidos a los marcapasos, para el tratamiento de migrañas crónicas severas con resultados alentadores.
  • Bioretroalimentación: La bioretroalimentación o biofeedback es una terapia que permite al paciente tomar conciencia de las funciones de su cuerpo, con la finalidad de que él mismo intente modificarlas o controlarlas durante las sesiones.

 

Generalmente las migrañas se diagnostican mediante la identificación por parte de un neurólogo, tras las exploración física y neurológica, de un patrón junto con la aparición de síntomas asociados a la migraña. El especialista tendrá también en cuenta los antecedentes familiares.

Algunas migrañas son precedidas o acompañadas de síntomas o señales de advertencia, conocidos como aura, entre los que se encuentran destellos de luz, puntos ciegos, o una sensación de hormigueo en un brazo o pierna.

Las migrañas suelen comenzar en la infancia, la adolescencia o la adultez temprana y pueden progresar a través de cuatro etapas: pródromo, aura, cefalea y posdromo. Puede darse el caso en que una persona no experimente todas las etapas.

El principal síntoma de la migraña es el dolor intenso que provoca en un lado de la cabeza, que empeora con el movimiento e imposibilita llevar a cabo las actividades cotidianas de forma normal. En algunos casos, el dolor puede ocurrir en ambos lados de la cabeza y afectar al cuello y a la cara. Los síntomas presentes y su gravedad dependen de la etapa en la que se encuentre el progreso de la migraña.

Síntomas en la etapa pródromo

Con frecuencia, antes de que se produzca una crisis de migraña, suelen aparecer ciertos signos, entre los que se pueden encontrar los siguientes:

  • Presencia de estreñimiento
  • Cambios de humor, de un estado de ánimo depresivo a eufórico
  • Antojos repentinos
  • Rigidez en el cuello
  • Incremento de la sed y la frecuencia a la hora de orinar
  • Bostezos frecuentes

Síntomas en la etapa aura

El aura, como se conoce a ciertos síntomas del sistema nervioso que preceden a la migraña, puede ocurrir también durante la misma, aunque la mayoría de las personas que sufren migraña no lo experimentan. Entre los síntomas que se producen en la etapa de aura de una migraña pueden encontrarse:

  • Visualización de formas, brillos o destellos de luz.
  • Pérdida de visión.
  • Pinchazos en un brazo o una pierna.
  • Debilidad o entumecimiento en un lado del cuerpo o la cara.
  • Dificultad para hablar.
  • Percepción de sonidos o música.
  • Espasmos o movimientos incontrolables.

Síntomas en un ataque o etapa de dolor

Una migraña dura normalmente entre cuatro y 72 horas si no se trata y la frecuencia de los dolores de cabeza que provoca es diferente dependiendo de la persona. Pueden ser muy esporádicas o presentarse varias veces en un periodo de un mes. Durante el periodo de dolor los síntomas que puede experimentar la persona son:

  • Dolor en uno o ambos lados de la cabeza.
  • Dolor palpitante.
  • Sensibilidad aumentada a la luz, al sonido e incluso en ocasiones a los olores y al tacto.
  • Vómitos y náuseas.
  • Visión borrosa.
  • Aturdimiento, normalmente seguido de desmayos.

Síntomas en la etapa de posdromo o fase final

La fase final de la progresión de una migraña se produce después de una crisis o ataque. La persona que sufre la migraña puede encontrarse sin energía y agotada y en ciertos casos pueden encontrarse exaltados. Durante un tiempo aproximado de 24 horas la persona puede tener los siguientes síntomas:

  • Confusión.
  • Mal humor.
  • Mareos.
  • Debilidad.
  • Sensibilidad a la luz y al sonido.

No existen pruebas específicas para diagnosticar migraña, pero el neurólogo podrá apoyarse en determinadas pruebas, especialmente para descartar que los síntomas se deban a otras enfermedades, entre las que destacan:

Análisis de sangre

Se utiliza para detectar problemas en los vasos sanguíneos, infecciones en la médula o en el cerebro y el nivel de toxinas presentes en el cuerpo.

Imágenes por resonancia magnética

Permite detectar la presencia de tumores, accidentes cardiovasculares, hemorragias, infecciones, etc.

Tomografía computerizada (TC)

Como la resonancia, permite detectar tumores, daño cerebral, hemorragias, infecciones que puedan ser la causa del dolor de cabeza.

Punción medular (punción lumbar)

A través del análisis del líquido cefalorraquídeo es posible detectar infecciones o hemorragias en el cerebro, entre otras afecciones.

background

 

Actualmente no existe cura para la migraña, sólamente los distintos tratamientos mencionados que reducen significativamente la frecuencia, intensidad y duración de los ataques o crisis. Algunas personas se curan espontáneamente, especialmente cuando alcanzan la mediana edad pero la mayoría de las personas continúan experimentando dolores de cabeza a pesar de recurrir al tratamiento preventivo.

La migraña, por tanto, puede tener carácter crónico, el cual se considera cuando los síntomas y las etapas de la progresión de la enfermedad se manifiestan durante más de 15 días al mes.

 

En cuanto a la clasificación de la gravedad de la migraña, se debe considerar la frecuencia e intensidad de las crisis así como el dolor que la persona experimenta, junto con la presencia de otros síntomas como mareos, náuseas, episodios de inestabilidad o desequilibrio, disminución en el nivel de conciencia, desorientación espacial y temporal, déficit cognitivo, dificultad para concentrarse, ralentización, etc

De la presencia e intensidad del dolor unido a los síntomas, dependerá el grado mayor o menor de incapacitación para el desarrollo de las actividades cotidianas, así como de las actividades propias del desempeño de una profesión.

bannerBg
incapacidad permanente

Guía gratuita sobre Incapacidades
Tipos, requisitos y cómo solicitarlas

¿Quieres más información? Descarga de forma totalmente gratuita nuestra guía sobre incapacidades, donde podrás aprender más sobre los distintos tipos de incapacidad, cómo calcular la prestación y qué cuantías corresponden, además de cómo solicitarlas.

 

Sí, es viable solicitar una Incapacidad Permanente por migraña. En todo caso, el hecho de que a una persona se le diagnostique migraña no garantiza de por sí que se le reconozca una Incapacidad Permanente, puesto que dependerá de la valoración que el Tribunal Médico realice atendiendo a la frecuencia e intensidad de las crisis (criterios de gravedad) cuando se consideren agotadas las vías terapéuticas con los tratamientos disponibles.

Incapacidad Permanente Total

Incapacidad Permanente Absoluta

Es posible el reconocimiento de una Incapacidad Permanente Total cuando, a pesar de que las crisis no se produzcan de manera diaria e incluso se produzcan de manera puntual a lo largo de periodos más largos de tiempo, si el neurólogo determina que la limitación que producen el dolor y demás síntomas impide la correcta realización de una actividad laboral determinada.

La Incapacidad Permanente Absoluta puede reconocerse cuando la frecuencia de las crisis es más elevada, con crisis semanales de varios días de duración entre el inicio de la migraña y la fase de agotamiento y el neurólogo determina que existe una clara limitación e influencia del dolor y los síntomas en la realización de las actividades cotidianas y laborales.

incapacidad permanente total por migraña
incapacidad permanente absoluta por migraña

 

A la hora de asignar el grado de discapacidad que corresponde a una persona que padece de migraña se debe tener en cuenta que no está contenida expresamente en el listado de enfermedades del RD 1971/1999 de 23 de Diciembre. Sin embargo, la jurisprudencia establece que esta circunstancia no impide que pueda ser evaluada para un posible grado de discapacidad.

De este modo, si existe disminución de la capacidad de la persona para la realización de las actividades de la vida diaria, habrá de reconocerse el correspondiente grado de discapacidad por aplicación de las normas generales del Capítulo I del Anexo A del Real Decreto 1971/1999.

Grados de discapacidad

En base a estos criterios generales, dependiendo de los síntomas y el grado en el que afecten al desarrollo de las actividades cotidianas, se establecen 4 grados de discapacidad (leve, moderada, grave o muy grave) para 5 clases de deficiencias permanentes.

Según los mismos, en el caso de la migraña, el grado de discapacidad variará de un 0% en los casos en los que los síntomas, signos o secuelas son mínimos y no justifican una disminución de la capacidad de la persona para realizar las actividades de la vida diaria, hasta un 75% en los casos más graves en los que los síntomas imposibilitan por completo la realización de las actividades cotidianas de la vida diaria.