⚠ Recogida de firmas para pedir que se mantenga la compatibilidad trabajo-incapacidad en todos los grados. Firma aquí.

Valorar mi caso gratis

⚠ Recogida de firmas para pedir que se mantenga la compatibilidad trabajo-incapacidad en todos los grados. Firma aquí.

  • Campmany Abogados
  • Blog
  • ¿Qué es la Incapacidad Permanente Parcial? Diferencias con la Incapacidad Total
Lectura de 6 minutos

¿Qué es la Incapacidad Permanente Parcial? Diferencias con la Incapacidad Total

¿Se recibe una pensión por una parcial? ¿Se recibe una pensión por una parcial?

Dentro de los grados de incapacidad, el mínimo es la incapacidad permanente parcial. Te aclaramos lo que se cobra con ella y sus diferencias con la incapacidad permanente total.

Asimismo, sabrás si es necesario acceder a la incapacidad parcial desde una situación de incapacidad temporal. Y si se puede desarrollar cualquier actividad laboral o hay límites.

Índice de contenidos

  1. ¿Qué pasa si me dan incapacidad parcial?
  2. Beneficios por incapacidad parcial
  3. Requisitos para incapacidad parcial
  4. Cuánto dura la Incapacidad Parcial
  5. Cómo solicitar la Incapacidad Parcial
  6. Ventajas de la Incapacidad Parcial

¿Qué pasa si me dan Incapacidad Permanente Parcial?

La Seguridad Social, el INSS, es el organismo que otorga las incapacidades laborales. Y dicho reconocimiento puede darse tras una solicitud del propio trabajador, a petición del tribunal médico o como consecuencia de una propuesta de incapacidad permanente de oficio. Recordemos que si se llega a los 18 meses en situación de incapacidad temporal -baja médica-, el INSS está obligado a estudiar si esa persona merece una pensión de incapacidad. No obstante, una incapacidad también puede ser reconocida judicialmente.

En cualquiera de estos casos, se puede obtener una incapacidad permanente. Y los grados que se pueden conseguir son: parcial, total, total cualificada, absoluta o gran invalidez. Pero en este artículo vamos a exponer concretamente qué pasa si te dan la incapacidad permanente parcial, el grado mínimo de incapacidad permanente.

Si eso ocurre, debes saber, en primer lugar, que cobrarás una indemnización, no una pensión mensual. Esa es la principal peculiaridad de la incapacidad permanente parcial, y su diferencia con el resto de tipos de incapacidad. Y la segunda característica de este grado de incapacidad es que es compatible con el mismo trabajo que se está desempeñando; no supone una extinción o suspensión del contrato vigente, al contrario que con la incapacidad total, absoluta o gran invalidez.

Por tanto, si te preguntas qué es la incapacidad permanente parcial, has de saber que podrás seguir en el mercado laboral pero, a la vez, cobrando una indemnización. Analicemos ambas cosas a fondo.

Beneficios de la Incapacidad Permanente Parcial

Concretamente, una incapacidad permanente parcial se concede cuando una persona tiene reducido su rendimiento un mínimo del 33%, debido a una enfermedad o lesión. Pero se considera que, pese a ello, puede seguir realizando su actividad laboral, ¡o cualquier otra!. Sin embargo, como “compensación” al hecho de que ese trabajador tiene mayores dificultades para hacer su trabajo, se otorga una indemnización, como señalábamos antes.

Dicha indemnización es de 24 mensualidades de la base reguladora. Pongamos un ejemplo. Ana tiene una base reguladora de 1.200 €. En caso de que le concedan una incapacidad parcial, cobrará la cifra de 28.800 € (1.200 x 4) como abono único. Y, como decimos, no finalizará su contrato laboral, lo que sí pasaría si la incapacidad es total, absoluta o una gran invalidez.

Diferencias con la Incapacidad Permanente Total

Mientras que con una incapacidad parcial se puede llevar a cabo cualquier actividad laboral, con la incapacidad permanente total no se puede continuar ejerciendo la misma profesión, ni otras donde los requerimientos -las funciones y tareas- sean muy similares. Por ejemplo, un taxista a quien le han otorgado una incapacidad total por pérdida de visión no podría ser conductor de un autobús urbano, ya que le retirarían la pensión.

Pero eso no es lo único que distingue la incapacidad parcial de la total, porque esta última no conlleva el cobro de una indemnización, sino de una mensualidad -cuya cuantía es del 55% de la base reguladora-.

En contrapartida, sí hay un punto de coincidencia entre estos dos tipos de incapacidad, que reside en la posibilidad de poder cobrar la prestación de incapacidad total en forma también de indemnización. Pero solo si se justifica que las lesiones no son susceptibles de mejorar y se va a realizar un trabajo -no habiendo cumplido los 60 años-.

Requisitos para cobrar una Incapacidad Permanente Parcial

Para poder acceder a este tipo de incapacidad es necesario estar de alta en la Seguridad Social, o en situación asimilada al alta. En consecuencia, no es imprescindible que estés de baja médica (situación de incapacidad temporal) para solicitar una incapacidad permanente en grado de parcial. El INSS las puede aprobar tanto si estás en activo como si estás de baja o desempleado, por ejemplo. Y, por el contrario, tampoco es obligatorio que se haya extinguido la incapacidad temporal.

En cuanto a cotización, para poder ser beneficiario de una incapacidad parcial se requiere haber cotizado 1.800 días -dentro de los 10 años previos a la fecha en que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que derive la incapacidad permanente, en caso de que se haya estado de baja médica-. Y los menores de 21 años de edad han de tener cotizados la mitad de los días transcurridos desde que cumplieron 16 años hasta la fecha de iniciación del proceso de incapacidad temporal, de haberlo.

No obstante, no se exige ningún periodo previo de cotización si el origen de la incapacidad es un accidente, sea de trabajo o no, o deriva de una enfermedad profesional. En otras palabras, esos 1.800 días solo son necesarios si la contingencia es enfermedad común.

Informes médicos favorables

En lo que se refiere a requisitos médicos, se ha de demostrar con informes médicos de especialistas que una patología o lesión, o sus secuelas, interfieren en el desempeño del trabajo causando, al menos, una disminución del 33% en el rendimiento, tal como avanzábamos antes. Volvamos al ejemplo de Ana. Imaginemos que se trata de una administrativa que utiliza constantemente el ordenador, pero que por un accidente de tráfico perdió un dedo.

En ese supuesto, la Seguridad Social, el INSS, o un juez, puede considerar que Ana puede continuar con sus tareas administrativas pero con más esfuerzo. Y por ese motivo se le puede reconocer una incapacidad permanente parcial. Por otra parte, al ser la causa de su incapacidad un accidente, no olvidemos que no será preciso que acredite un periodo previo de cotización. Y lo mismo sucedería si su dolencia derivara de enfermedad profesional.

¿Cuánto tiempo dura la Incapacidad Permanente Parcial?

Supongamos ahora que, una vez otorgada la incapacidad parcial, pasado el tiempo, Ana cambia de trabajo. En ese caso, no tendrá que devolver la indemnización, ya que la naturaleza de la incapacidad parcial radica en que se puede compaginar con el desarrollo de cualquier actividad profesional.

En ese sentido, no se puede hablar literalmente de “cuánto tiempo” dura la incapacidad permanente parcial, como si fuera una pensión mensual, porque la indemnización cobrada no se puede retirar -a no ser que se descubra un fraude o similar-. Ni siquiera se ha de devolver si, posteriormente, en una revisión de grado, se alcanza el grado de total por empeoramiento. En dicho escenario, el pensionista pasaría a cobrar una prestación mes a mes, aunque haya percibido previamente la indemnización por incapacidad parcial.

Cómo solicitar una Incapacidad Permanente Parcial

Una vez que hemos analizado al detalle qué es la incapacidad permanente parcial, has de saber que se puede pedir al INSS. No es indispensable esperar a los 18 meses de baja para que la Seguridad Social lleve adelante una propuesta de incapacidad permanente de oficio, o que lo haga antes por voluntad propia. Pero antes de solicitar una incapacidad permanente parcial debes asegurarte de que tu caso encaja con los requisitos que se exigen y que hemos repasado en este artículo, tanto de cotización como médicos.

Para tramitar tu petición, puedes hacer clic en este enlace, donde es posible solicitar cualquier grado de incapacidad, no solo la parcial.

Incapacidad Permanente Parcial: ventajas

Conclusión

Las personas que tienen serias limitaciones para trabajar, pero que no alcanzan el grado de total, pueden informarse de si podrían tener derecho a una indemnización por incapacidad parcial. Porque pese a ser el grado más bajo de incapacidad, supone cobrar una importante indemnización. Y se puede seguir desarrollando cualquier actividad profesional, sin limitaciones. Ahora bien, no muchas personas tienen limitaciones que les permitan disfrutar de esa ventaja, y para ellos el objetivo sería, por tanto, la incapacidad total o la absoluta.

Se muestra una imagen de Jorge Campmany
Acerca de

¡Hola! Soy Jorge, abogado especialista en Derecho Laboral desde 2007 y socio director de Campmany Abogados, un proyecto que nació en 2009 fruto de mi interés en ayudar a enfermos o lesionados. Estoy licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Una tarifa plana con la que podrás tener asesoramiento legal continuado en materia de Derecho Laboral y de Seguridad Social, con  la tranquilidad de tener un abogado experto que responda antes de 24 horas a todas tus consultas.

¿Conoces Campmany Premium?

Nuestra tarifa plana de asesoramiento, económica y sin límites con respuesta en menos de 24 horas. También con pago mensual.

Saber más

Comenta este artículo

Ver comentarios