Aumenta su grado de incapacidad al de absoluta por esclerosis múltiple grave y depresión

featured

Esta arquitecta de profesión, afiliada al régimen de autónomos, necesita siempre ir agarrada a una persona para poder caminar fuera de su domicilio. La esclerosis múltiple le ha afectado hasta el punto de caer en una fuerte depresión. Con dicho cuadro clínico, la Seguridad Social solo le había concedido una incapacidad total. Pero ella, Miranda, necesitaba la incapacidad absoluta y nos llamó para reclamar.

Una incapacidad total insuficiente

Iniciado expediente de incapacidad permanente -de oficio- por parte del INSS, la Dirección Provincial de la entidad resolvió en julio de 2019 que Miranda merecía una incapacidad permanente total. Esta pensión es del 55% de la base reguladora, y no del 100%, porque está destinada a personas que no pueden trabajar en su profesión habitual pero sí en otras. Sin embargo, esa no era la situación de esta arquitecta.

Miranda padece un trastorno depresivo recurrente, con anhedonia (pérdida de interés en realizar actividades), labilidad emocional (cambios rápidos en el estado de ánimo) y crisis de angustia. Este estado de salud mental responde a que sufre una esclerosis múltiple de nivel 6,5 sobre 10. Y una de las principales consecuencias de su enfermedad es que precisa de apoyo bilateral para la marcha, es decir, que no puede recorrer trayectos fuera del entorno del hogar sin apoyarse en un tercero. Además, esta trabajadora tiene trocanteritis -un síndrome doloroso en la cadera- y urgencia urinaria.

De la Reclamación Previa al juicio

La arquitecta interpuso una Reclamación Previa por vía administrativa que, como suele ocurrir, fue desestimada en noviembre de 2019. Así que fuimos a juicio, y en la vista oral aportamos informes médicos muy relevantes, tanto de un psiquiatra de la Sanidad pública como de la doctora que le trataba la esclerosis. De ellos se desprendían las limitaciones funcionales de nuestra defendida, ante todo debido al impacto de la esclerosis en su organismo. Aunque también a causa de la depresión asociada. Y tras valorar toda esa documentación, el juez nos dio la razón.

En la propia sentencia se puede leer que “la actora ciertamente ha perdido ya toda capacidad laboral residual como resultado de la interacción entre la esclerosis múltiple con nivel 6,5 EDSS, que exige para deambular apoyarse en una tercera persona, y las afectaciones psíquicas derivadas del trastorno depresivo y las crisis de ansiedad".

Incapacidad Absoluta con atrasos

Pese a que Miranda no llegaba a cumplir los requisitos para una gran invalidez, ya que podía desenvolverse sola en casa, sí obtuvo la absoluta tras el proceso judicial. El magistrado del Juzgado de lo Social nº 26 de Madrid valoró correctamente sus deficiencias motoras y anímicas, y condenó al INSS a abonar a esta profesional autónoma una pensión de 1.144,20 € al mes. En porcentajes, esto significa que Miranda ha pasado ahora a cobrar el 100% de su base reguladora tras estar un largo periodo de tiempo percibiendo solo un 55% -cuando tenía la incapacidad total-.

Con este aumento de grado de total a absoluta, ahora nuestra cliente podrá llevar una mejor calidad de vida. Además, el juzgador le ha reconocido un año y siete meses de atrasos, a los que ya ha podido acceder porque la resolución ya se ha confirmado (es firme).

Puedes leer la sentencia a continuación:

New Call-to-action
Calculadora gratuita de Incapacidad Permanente

Calculadora y valoración gratuita de Incapacidad Permanente

Con nuestra calculadora gratuita podrás saber en 2 minutos si cumples los requisitos legales para solicitar una Incapacidad Permanente, así como una estimación de tu pensión.

Calcular ahora