Lectura de 7 minutos

Ventajas de ser pensionista por Incapacidad Permanente

Existen beneficios por ser pensionista de incapacidad... Existen beneficios por ser pensionista de incapacidad...

Una persona con incapacidad permanente recibe una prestación económica por no poder trabajar. Pero, además, puede disfrutar de otras ventajas. Y combinarlas con otras ayudas.

Pero, ¡atención!, las ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente no incluyen todos los beneficios correspondientes a un 33% de discapacidad, como antes ocurría.

Índice de contenidos

  1. Beneficios de los pensionistas por incapacidad
  2. Beneficios sociales y fiscales
  3. Ayudas para pensionistas por incapacidad
  4. Resumen de las ventajas

Beneficios de los pensionistas por incapacidad

Vamos a enumerar los beneficios de ser pensionista por incapacidad permanente total, absoluta, gran invalidez o incapacidad parcial.

Ventajas económicas

La principal ventaja de ser titular de una incapacidad permanente es, por supuesto, percibir una pensión mensual. Esta se calcula según la base reguladora del trabajador y el grado concedido, de forma que, dependiendo del grado de incapacidad, se aplicará un porcentaje u otro a la cuantía de la base reguladora para hallar el importe de la prestación.

Con una incapacidad permanente total se cobra un 55% de la base reguladora, mientras que con la incapacidad permanente absoluta los beneficios económicos ascienden al 100% de esa base. No obstante, pese a que la total y la absoluta son los tipos de incapacidad más conocidos, existen otros, que son la incapacidad parcial y la gran invalidez.

La incapacidad parcial no implica tener una pensión mes a mes, pero sí una indemnización única -equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora-. Y, por último, la gran invalidez conlleva un ingreso cada mes del 100% de la base reguladora más un complemento económico que, como mínimo, será del 45% de dicha base.

Las incapacidades laborales por enfermedad común o accidente no laboral se abonan en 14 pagas. Por el contrario, cuando la contingencia es accidente de trabajo o enfermedad profesional las pagas extraordinarias están prorrateadas, y solo hay 12.

Descuentos en el pago de la Incapacidad Permanente Total

Antes de finalizar el repaso de los aspectos económicos, como eje de los beneficios de los pensionistas por incapacidad, es importante destacar que en la transferencia bancaria que se recibe con una incapacidad permanente total se descuenta un porcentaje en concepto de retención por IRPF.

Sin embargo, con una incapacidad permanente absoluta, los beneficios son íntegros, es decir, no se resta nada de IRPF.

Ventajas Laborales

En cuanto al trabajo, con la incapacidad permanente se puede ejercer un empleo -sin perder la pensión, y así tener dos ingresos- siempre que se cumplan ciertas normas. Estas cambian dependiendo del grado de incapacidad reconocido. Veámoslo.

  • Incapacidad permanente parcial: Se puede continuar en la misma actividad laboral. De hecho, este grado de incapacidad no extingue el contrato laboral y se puede seguir trabajando en la misma empresa. Y permite también desempeñar cualquier otra ocupación.
  • Incapacidad permanente total: Las ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total, desde el punto de vista laboral, se basan en poder desarrollar otros empleos que no estén relacionados con la ‘profesión habitual’ por la que nos dieron la pensión. En concreto, se puede trabajar en profesiones donde las tareas a realizar sean distintas, de forma que nuestras limitaciones físicas o psíquicas no sean un impedimento.
  • Incapacidad permanente absoluta: Un pensionista por incapacidad permanente absoluta tiene más restricciones para trabajar, pero puede hacerlo. Con este grado de incapacidad hay que respetar, de inicio, las misma regla que acabamos de explicar en el punto anterior. Pero, además, tienen que tratarse de empleos muy adaptados a nuestra situación o protegidos, o también es posible abrir un negocio siendo solo el titular -con trabajadores a cargo, por ejemplo-. Aunque hay muchas más posibilidades, como las relativas al teletrabajo, pero siempre hay que estudiarlas previamente para asegurarnos de que no son incompatibles y no van a provocar que nos retiren la pensión.
  • Gran invalidez: Con el grado máximo de incapacidad rigen las mismas reglas que con la incapacidad absoluta. Pero aquí la vigilancia del INSS es aún más exhaustiva, y hay que justificar muy bien que el trabajo es compatible con nuestras dolencias.

En cualquier caso, siempre es conveniente avisar a la Seguridad Social con antelación de que vamos a comenzar una actividad laboral y de que esta no entra en conflicto con nuestras limitaciones. Para asegurarte de este aspecto, puedes utilizar nuestro servicio de compatibilidad trabajo-incapacidad pulsando aquí.

Ventajas de acceso a tratamientos farmacéuticos

Los pensionistas de incapacidad permanente, y de otras pensiones contributivas de la Seguridad Social, pueden obtener gratuitamente los medicamentos con receta en las farmacias si sus rentas son inferiores a 5.635 € anuales. O también si no alcanzan los 11.200 € y no están obligados a presentar la declaración anual de la renta. Pensemos que tener una incapacidad puede suponer estar sometido a tratamientos de larga duración, y esta ventaja puede ser muy útil.

Beneficios sociales y fiscales

En este punto, dentro de los beneficios de los pensionistas por incapacidad, hay que tener muy claro que, actualmente, con incapacidad permanente no se obtiene un certificado del 33% de discapacidad a todos los efectos, como sí ocurría antes -y como es previsible que vuelva a pasar en un futuro cercano-. En otras palabras, con la discapacidad que se genera por tener una incapacidad no se tienen los mismos derechos que con un certificado de discapacidad del 33% expedido por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) u el órgano competente de la comunidad autónoma correspondiente.

En este momento, el certificado del 33% que se genera automáticamente por el hecho de haber conseguido una incapacidad permanente solamente incluye los beneficios que refleja la ley 51/2003 (de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal). A saber:

- Derecho a la no discriminación

- Igualdad de oportunidades

- Accesibilidad en edificios y entornos

- Ayudas para la comunicación

- Posibile excedencia del cuidador

- Ampliación del mínimo personal y familiar en el IRPF

En conclusión, y teniendo en cuenta que las cinco primeras ventajas de este listado son muy genéricas y no implican un beneficio directo, en la práctica los beneficios sociales y fiscales de la incapacidad se reducen a la ampliación del mínimo personal y familiar en la declaración de la renta.

Atención: ¡esto no se incluye!

En este sentido, si te preguntas por ejemplo “qué descuentos tiene una incapacidad permanente total”, o en cualquier otro grado, debes saber que una persona con incapacidad permanente sin certificado de discapacidad emitido por los servicios sociales de su comunidad autónoma no puede acceder a ninguno de estos otros beneficios sociales y fiscales:

  • Descuentos en transporte público y privado
  • Tarjeta especiales de estacionamiento
  • Reducción de impuestos en vehículos
  • Prioridad en la compra de viviendas de protección oficial
  • Ayudas para alquiler y reformas
  • Exención de tasas en pagos de estudios
  • Puestos en el mercado laboral protegido para discapacitados
  • Reservas de plazas de empleo público
  • Bono social eléctrico
  • Rebajas en ocio y cultura
  • Precio reducido en equipamiento médico especial

Ayudas para pensionistas por incapacidad

Paralelamente a todo lo que hemos explicado hasta aquí, si eres pensionista por incapacidad permanente y no encuentras o no te ves capaz de comenzar un trabajo en el que no interfieran tus limitaciones, también debes conocer qué otros ingresos pueden complementar a tu pensión. Eso sí, no se trata de ayudas que se concedan simplemente por ser pensionista por incapacidad permanente como tal, sino de ayudas compatibles con la incapacidad permanente. Y hay restricciones y condiciones para cobrarlas.

¡Te mostramos las dos principales ayudas para pensionistas por incapacidad!

Prestación contributiva de desempleo

Como ventaja de ser pensionista por incapacidad permanente total (incluso absoluta o gran invalidez) está la de poder cobrar el paro generado por un empleo compatible con la pensión. Si finalizas un trabajo y cumples los requisitos para percibir la prestación contributiva de desempleo -no el subsidio extraordinario por desempleo- podrás cobrarla. Y sin que te retiren la pensión. En contrapartida, esto no es una ayuda para autónomos con incapacidad, ya que no cotizan por desempleo en el Régimen General.

Ingreso Mínimo Vital

Pese a que existen unas cuantías mínimas para las personas con incapacidad permanente, que son unas referencias que se utilizan para aplicar la fórmula del complemento a mínimos, a veces no se llega al importe que asegura el ingreso mínimo vital. En esos supuestos, se podría solicitar esta ayuda y el pensionista percibiría la diferencia. Esto también puede convertirse en una ayuda para autónomos con incapacidad, ya que que aquí los trabajadores por cuenta propia no están excluidos.

Si quieres saber más sobre ayudas para pensionistas por incapacidad, puedes consultar este otro artículo.

Resumen de las ventajas de ser pensionista por Incapacidad Permanente

Conclusión

Los beneficios de los pensionistas por incapacidad son principalmente económicos: la pensión y tratamientos farmacéuticos gratuitos (medicamentos recetados) para las rentas más bajas. Algo muy rentable para personas con tratamientos de larga duración. Pero, debido a no equivaler a un certificado de discapacidad de los servicios sociales, por incapacidad no hay descuentos en el transporte público y privado o en la compra de viviendas de protección oficial, por ejemplo. Por último, no hay que olvidar que como ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez, se encuentran las relativas al aumento del mínimo para que sea obligatorio hacer la declaración de la renta. Y que con una incapacidad permanente absoluta, los beneficios no disminuyen por retención de IRPF, ya que se está exento -al igual que con una gran invalidez-.

Se muestra una imagen de Jorge Campmany
Acerca de

¡Hola! Soy Jorge, abogado especialista en Derecho Laboral desde 2007 y socio director de Campmany Abogados, un proyecto que nació en 2009 fruto de mi interés en ayudar a enfermos o lesionados. Estoy licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Calculadora gratuita de Incapacidad Permanente

¿Quieres calcular tu pensión de incapacidad permanente?

Averigua gratis y en 2 minutos si cumples los requisitos para solicitar una Incapacidad Permanente y cuánto cobrarías.

Calcular ahora

Comenta este artículo

Ver comentarios