CARDIOPATÍAS

En esta página de recursos te ofrecemos información sobre las Cardiopatías. Qué es, sus tratamientos, síntomas y por supuesto; la viabilidad en cuanto a poder solicitar una minusvalía o incapacidad laboral. Trabajamos continuamente para ofrecer la información más completa posible, si crees que esta ficha está incompleta o que habría que añadir algún dato importante, por favor no dudes en contactarnos.
incapacidad permanente

Guía gratuita sobre Incapacidades Tipos, requisitos y cómo solicitarlas

¿Quieres más información? Descarga de forma totalmente gratuita nuestra guía sobre incapacidades, donde podrás aprender más sobre los distintos tipos de incapacidad, cómo calcular la prestación y qué cuantías corresponden, además de cómo solicitarlas.

Consulta el Podcast #51 de Misderechos.club para conocer más información sobre el Alzheimer. Si te gusta, no dudes en suscribirte, es gratuito.

 

Se conoce como Cardiopatía a aquellas enfermedades o patologías que afectan al correcto funcionamiento del corazón y a su estructura, incluyendo dentro de esta al pericardio. El pericardio es una membrana compuesta por dos partes (serosa y fibrosa) que envuelve el propio corazón y a los grandes vasos, separándolos del resto de estructuras existentes a su alrededor y protegiéndolo de lesiones al mismo tiempo que permite su movimiento al funcionar.

A diferencia de las enfermedades cardiovasculares, que además de al corazón afectan al aparato circulatorio y los vasos sanguíneos, las cardiopatías son enfermedades que afectan exclusivamente al corazón.

Por norma general, las cardiopatías están provocadas por daños a una parte o a la totalidad de la estructura del corazón, daños en las arterias coronarias o una aportación deficiente de oxígeno o nutrientes al propio corazón. En el caso de algunas cardiopatías, la causa es genética, pudiendo incluso producirse (al igual que ocurre con las anomalías cardiacas congénitas) antes del propio nacimiento.

 

Sí, en general las Cardiopatías pueden tratarse, existiendo tanto fármacos y técnicas quirúrgicas disponibles. El tratamiento adecuado a cada caso dependerá el tipo de patología que padezca la persona, sus causas y síntomas específicos pero en general existen estas dos grandes líneas de tratamiento, el farmacológico y la cirugía.

En el caso del tratamiento farmacológico, existen una amplia variedad de medicamentos, en su mayoría utilizados para prevenir coágulos sanguíneos,  destinados a tratar directamente la cardiopatía, como al tratamiento de enfermedades subyacentes que puedan afectar al corazón y fomentar su aparición.

En el caso de la cirugía, se trata de una opción de mayor riesgo y que puede conllevar un periodo post-operatorio de recuperación de gran duración, pero que puede resultar altamente efectiva cuando existen bloqueos y problemas en el corazón para los cuales el tratamiento farmacológico resulta inadecuado o inefectivo, especialmente en cardiopatías en estado avanzado.

Tratamiento farmacológico

Tratamiento quirúrgico

Cambios en el estilo de vida

  • Estatinas: actúan disminuyendo el colesterol y los triglicéridos pudiendo ayudar a disminuir el riesgo de sufrir infartos de miocardio, infartos cerebrales o muerte cardiovascular en algunas personas.
  • Aspirinas, clopidogrel y warfarina: tanto la aspirina en bajas dosis como el clopidogrel reducen la posibilidad de aparición de coágulos en la sangre, mientras que la warfarina previene la aparición de trombos y émbolos.
  • Bloqueadores beta (o Betabloqueantes): se utilizan en el tratamiento de ciertas patologías cardíacas y el control de la presión arterial alta, disminuyendo el ritmo cardíaco y aliviando la presión en el corazón.
  • Stent coronario: Los stents son dispositivos metálicos cuyo propósito es abrir arterias o venas obstruidas. Los stents se introducen en la vía obstruida (generalmente las arterias coronarias) y actúan apuntalando su pared. De esta forma, se evita la obturación o cierre brusco de la vía afectada. Hay stents convencionales, stents farmacoactivos (que liberan fármacos) y farmacoactivos absorbibles por el organismo.

  • Marcapasos: el marcapasos es un dispositivo electrónico diseñado para producir impulsos eléctricos con el objeto de estimular el corazón cuando falla la estimulación fisiológica o normal. Estos impulsos, una vez generados, necesitan de un cable conductor (o electrocatéter) que se interponga entre ellos para alcanzar su objetivo. De esta forma, un sistema de estimulación cardiaca consta de un generador de impulsos eléctricos (o marcapasos propiamente dicho) y de un cable.

  • Prótesis valvular: cuando las válvulas cardiacas enferman o sufren daños que afectan a su funcionamiento normal, se producen dos tipos de lesiones: el estrechamiento o fusión de la válvula (estenosis), que dificulta la apertura de la válvula y el paso de sangre, y las insuficiencias o cierre defectuoso valvular, que hace que la sangre fluya en una dirección errónea. Algunas lesiones ocasionan precozmente ahogo y fatiga (estenosis mitral) pero otras solo dan síntomas en fases muy avanzadas de la enfermedad (estenosis aórtica). La reparación quirúrgica de una válvula implica su reconstrucción, para que esta funcione correctamente o su sustitución por una prótesis valvular. Este tipo de cirugía se aconseja en personas que tienen síntomas importantes que impiden una vida razonable para su edad o en pacientes poco sintomáticos cuya vida peligra a corto plazo por la naturaleza de la lesión.

  • Balón intraaórtico: el balón de contrapulsación intraaórtico está formado por un globo que se sitúa en la arteria aorta descendente, conectado a una consola que suministra el gas (habitualmente helio) para su inflado y desinflado, y que controla su sincronía con la contracción del corazón, mejorando el flujo de sangre a nivel de las arterias coronarias, así como la función cardiaca.

Más que un tratamiento en sí mismo, se trata de prevenir el agravamiento de la cardiopatía y fomentar la mitigación de sus síntomas mediante cambios en la alimentación y la actividad física, el abandono de hábitos perjudiciales como el tabaquismo o la reducción de la ingesta de alcohol.

 

Las pruebas que deberá llevar a cabo el cardiólogo para realizar el diagnóstico de una Cardiopatía dependerá directamente del tipo de patología del corazón que considere que puede padecer la persona que presente los síntomas. Estos síntomas, por su parte, también dependerán del tipo de patología de la que se trate. De manera común en todos los casos, el cardiólogo, además de las pruebas diagnósticas que considere oportunas, llevará a cabo un examen físico y un análisis de la historia médica y los antecedentes familiares.

Al igual que en el caso de las pruebas médicas y diagnósticas, los síntomas de una cardiopatía dependen del tipo de patología que afecte a la persona. Aún así, existen una serie de síntomas que son comunes a la mayoría de cardiopatías y a los procesos asociados a las mismas.

  • Dolor en el pecho, dificultades para respirar, palpitaciones: El dolor en el pecho suele ser común a varios tipos de cardiopatía.
  • Síntomas relacionados con un ataque al corazón:  Los ataques al corazón pueden ocurrir como consecuencia de distintos tipos de cardiopatías y sus síntomas son similares a los de una angina de pecho pero generalmente más severos, pudiendo ocurrir también en reposo. Además, puede presentar síntomas como dolores que recorren el cuerpo, mareos, sudores, náuseas y vómitos.
  • Insuficiencia cardíaca: Puede darse como resultado de una cardiopatía que causa que la debilidad del corazón sea suficiente como para impedir la circulación de la sangre.
  • Síntomas relacionados con cardiopatías congénitas: sudores, fatiga elevada, ritmo cardíaco y respiratorio acelerado, dificultades respiratorias, dolor en el pecho, cianosis (coloración azulada de la piel por falta de oxígeno).

Además del exámen físico con carácter general a través de analíticas de sangre y una radiografía del tórax, existen una serie de pruebas médicas que se utilizan con mayor frecuencia en el campo de las cardiopatías a la hora de llevar a cabo un diagnóstico.

  • Electrocardiograma (EGC): Mediante el electrocardiograma se registra la actividad eléctrica del corazón. De este modo se pueden detectar las lesiones del músculo cardiaco y los ritmos irregulares (las denominadas arritmias y disrritmias). Se realiza conectando los cables del electrocardiógrafo a la piel por medio de unos electrodos sujetos a los tobillos, muñecas y pecho del paciente.

  • Ecocardiograma: Se realiza mediante el uso de ultrasonidos y sirve para estudiar el movimiento de las cavidades cardiacas y las válvulas del corazón.

  • Examen de esfuerzo o ergometría (también denominado electrocardiograma de ejercicio): Se utiliza para la detección de enfermedades coronarias o para determinar los límites de esfuerzo del enfermo cardiaco y permite reproducir el esfuerzo de una forma controlada y descubrir así las posibles alteraciones del riego sanguíneo. A veces también es utilizado para evaluar el efecto del tratamiento que sigue el paciente.

  • Cateterismo: Mediante la introducción de un catéter que avanzará a través de una arteria o vena hasta el corazón, se inyecta un contraste en el ventrículo izquierdo para estudiar el movimiento de los segmentos que lo forman y su tamaño. Es la prueba que da la información más precisa sobre el funcionamiento del corazón ya que aporta datos sobre la presión en la arteria aorta y las cavidades del corazón, la cantidad de sangre que bombea, el movimiento de sus paredes y el tamaño de las cavidades.

  • Coronariografía: Se trata de una prueba parecida al cateterismo y sirve para analizar en profundidad el estado en el que se encuentran las arterias coronarias. Mediante la introducción de un contraste radiológico a través de un catéter se obtienen diferentes visiones de las arterias que permiten apreciar sus posibles alteraciones.

  • Tomografía por emisión de protones (PET): Se utiliza para analizar el flujo de sangre entre el corazón y las arterias cardiacas. Se realiza mediante un escáner. En algunos casos, tras esta prueba se realiza también el denominado “PET con Fluorodeoxiglucosa” que consiste en realizar inmediatamente después del PET un escáner con glucosa para detectar daños permanentes en el corazón.

Existen muchos tipos de cardiopatías, las cuales se pueden clasificar atendiendo a la forma en la que afectan a las diferentes partes de la estructura del corazón y el pericardio y a los síntomas y forma en la que se desarrollan, siendo las más frecuentes las siguientes:

  • Insuficiencia cardíaca: Se produce cuando debido a una alteración en la funcionalidad del músculo cardíaco o miocardio, el corazón es incapaz de bombear sangre de manera suficiente para satisfacer las necesidades del organismo. Uno de lo síntomas de insuficiencia cardíaca es la disnea o ahogo.

  • Cardiopatía Isquémica: Engloba todas aquellas alteraciones de la circulación coronaria ocasionadas por el desequilibrio entre el oxígeno que recibe el corazón y el que necesita recibir, dando lugar a trastornos del músculo cardíaco o miocardio. Los tipos más relevantes de cardiopatía isquémica son los siguientes:

    • Angina de pecho: Se trata de una sensación de dolor y de malestar, que en ocasiones irradia hacia la parte lateral del cuello y/o brazo izquierdo, que acostumbra a desencadenarse con el esfuerzo o estrés y que cede con reposo o con tratamiento. Se diferencia entre estable (proporcional al esfuerzo realizado) e inestable (cuando no lo es).
    • Infarto de miocardio: El infarto de miocardio, por su intensidad o duración, produce necrosis de las células del miocardio. La persona afectada presenta un cuadro clínico de dolor intenso, cambios electromiográficos y alteraciones en las enzimas. La repercusión sobre el corazón dependerá de la extensión y la localización de la zona afectada. 
    • Miocardiopatía Isquémica: Se produce cuando se ve afectada la función de los ventrículos del corazón y suele ir acompañada de síntomas de insuficiencia cardíaca y sin aparición de dolor.
    • Muerte súbita cardíaca: Se trata de la muerte provocada por una causa cardiaca primaria durante las 24 primeras horas posteriores al inicio de una enfermedad aguda en una persona sin cardiopatía conocida o conocida con síntomas leves

  • Miocardiopatías: Se trata de las afecciones del músculo cardíaco, que si bien pueden ser de causas muy diversas, presentan una tendencia común a la aparición de insuficiencia cardíaca. Hay tres grandes grupos:

    • Miocardiopatía dilatada o congestiva: Es el tipo más frecuente y se caracteriza por la disminución de la contracción del músculo cardíaco, de forma que disminuye la cantidad de sangre que el corazón expulsa en cada latido.
    • Miocardiopatía hipertrófica: Se caracteriza por la presencia de un grosor anormal del músculo del corazón (miocardio), lo que puede dificultar el bombeo de la sangre.
    • Miocardiopatía restrictiva: Se caracteriza por la rigidez o debilidad de los ventrículos del corazón, lo que provoca que este no se llene con suficiente sangre, disminuyendo el suministro de sangre y oxígeno al resto del cuerpo.

  • Valvulopatías: Son todas aquellas enfermedades que afectan a las válvulas cardiacas, impidiendo la apertura o el cierre correctos de las mismas, lo que provoca alteraciones en el flujo de sangre entre las cavidades del corazón y su salida hacia las arterias principales. Pueden ser congénitas, presentes en el momento del nacimiento, en cuyo caso se suelen denominar displasia valvular, o adquiridas a lo largo de la vida. Existen varios tipos:

    • Estenosis Mitral: Es la valvulopatía más frecuente y se caracteriza por el estrechamiento anormal del orificio de la válvula mitral del corazón.
    • Insuficiencia Mitral: Se produce cuando la válvula mitral del corazón no se cierra adecuadamente, lo que provoca el retorno de la sangre al corazón. Cuando esta insuficiencia es considerable, la sangre no puede circular correctamente por el corazón ni hacia el resto del organismo provocando cansancio o sensación de ahogo o falta de aire.
    • Prolapso Mitral: Una de las cardiopatías más frecuentes que afectan a las válvulas del corazón, generalmente no se presenta síntomas y se produce cuando la válvula mitral se desliza hacia atrás debido a un tamaño anormal o daño en sus tejidos.
    • Estenosis Aórtica: Es una cardiopatía caracterizada por el estrechamiento anormal del orificio de la válvula aórtica, lo que disminuye el flujo de sangre desde el corazón.
    • Insuficiencia Aórtica: Se produce cuando la válvula aórtica no cierra bien, lo que permite que parte de la sangre vuelva al ventrículo izquierdo, impidiendo un bombeo correcto de sangre al resto del cuerpo. Suele ser asintomática durante años, y su origen suele ser infeccioso o reumatológico.
    • Estenosis Tricúspide: Muy poco frecuente, es una cardiopatía caracterizada por el estrechamiento anormal de la válvula tricúspide del corazón, lo que provoca una obstrucción del flujo sanguíneo desde la aurícula derecha al ventrículo.
    • Insuficiencia Tricúspide: Se produce cuando la válvula tricúspide no se cierra correctamente lo que provoca un retorno de la sangre.
    • Lesiones de las válvulas pulmonares.

  • Endocarditis: es una enfermedad que se produce como resultado de la inflamación del endocardio. Hay dos clases:

    • Endocarditis no infecciosa: Causada por traumatismos, exceso de velocidad del flujo sanguíneo, coagulación sanguínea excesiva, inflamación de los vasos sanguíneos, etc.
    • Endocarditis infecciosa: Provocada por la infección de un microorganismo, generalmente una bacteria.

  • Enfermedades del pericardio: existen 4 tipos principales.
    • Pericarditis aguda: Inflamación repentina y dolorosa del pericardio.
    • Derrame pericárdico: Se asocia a pericarditis aguda y se caracteriza por un exceso de líquido en el pericardio.
    • Taponamiento cardiaco: Aumento drástico en la presión del corazón por la presencia de acumulación de sangre o líquido entre el músculo del corazón y el pericardio, lo que impide que el corazón trabaje de forma normal.
    • Pericarditis Obstructiva: Se caracteriza por la limitación a la hora de llenar de sangre el ventriculo del corazón debido a una alteración del pericardio.
background

 

El carácter crónico o no de las cardiopatías dependerá de las características específicas de cada tipo. Existen cardiopatías que no presentan síntomas o no necesitan tratamiento por ser leves y no causar ninguna disminución en las capacidades funcionales de la persona que las padece o simplemente porque son curables.

Sin embargo, en otro tipo de cardiopatías, más severas, los daños provocados a la estructura del corazón y los síntomas que los acompañan sí provocan una pérdida de la capacidad funcional de las personas para desempeñar las actividades de su vida de forma normal.

Las miocardiopatías y las valvulopatías suelen ser consideradas de por sí como crónicas, y si no hay a la vista ningún tratamiento más allá del sintomático o de control, las limitaciones se pueden considerar permanentes, con escasas posibilidades de mejoría.

 

A la hora de determinar y clasificar la gravedad de una cardiopatía y el grado en el que afecta a las capacidades funcionales de una persona se suelen utilizar los siguientes criterios de forma predominante

  • Escala para la insuficiencia cardíaca de la NYHA (New York Heart Association): Se trata del baremo más utilizado para clasificar al paciente en 4 posibles clases, en función de los síntomas y de la afectación constatada por el cardiólogo, correspondiendo a una limitación normal, ligera, marcada o severa.
  • Prueba de esfuerzo o ergometría (METS): Se trata de un sistema utilizado especialmente a la hora de valorar el alcance de la limitación funcional causada por las cardiopatías isquémicas. Permite valorar los cambios en relación a un esfuerzo progresivo, el consumo de oxigeno o la irrigación en reposo y en esfuerzo, entre otras variables. La capacidad funcional en la prueba de esfuerzo se informa en METS, diferenciando la capacidad funcional para esfuerzos puntuales u ocasionales y la capacidad funcional para esfuerzos mantenidos durante la jornada.
  • Fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FE o FEVI): Muy utilizada en las cardiopatías isquémicas, evalúa la capacidad de bombeo de sangre (ventrículo izquierdo). Los valores superiores al 55% se consideran normales. De un 55% a un 35-40% indican la presencia de disfunción ventricular, y los valores inferiores a un 35-40% indican una función ventricular muy deprimida.
bannerBg
incapacidad permanente

Guía gratuita sobre Incapacidades
Tipos, requisitos y cómo solicitarlas

¿Quieres más información? Descarga de forma totalmente gratuita nuestra guía sobre incapacidades, donde podrás aprender más sobre los distintos tipos de incapacidad, cómo calcular la prestación y qué cuantías corresponden, además de cómo solicitarlas.

 

Sí, es posible acceder a una pensión por Incapacidad Permanente por una Cardiopatía.

Sin embargo, aún cuando a una persona, en base a los datos obtenidos de las pruebas médicas y diagnósticas realizadas, se le diagnostique una cardiopatía determinada, esto no garantiza que se le reconozca una Incapacidad Permanente.

El reconocimiento por tanto, dependerá de lo que determine el Tribunal Médico, basándose en el diagnóstico y clasificación de la severidad funcional de la cardiopatía, es decir, el estado de la enfermedad y el grado en que incapacita a la persona para desarrollar su trabajo o dado el caso, cualquier profesión.

Incapacidad Permanente Total

Incapacidad Permanente Absoluta

Gran Invalidez

La Incapacidad Permanente Total se suele reconocer especialmente en aquellas profesiones con un componente de esfuerzo moderado o intenso y cuando se cumplen determinados factores de carácter alternativo relativos a la clasificación de la gravedad según la escala de la NYHA (clase II), la prueba de esfuerzos mantenidos (entre 4 y 9 METS) y la valoración de la FEVI o FE (entre 40 y 50%) y se constate la presencia de disnea o ahogo.

La Incapacidad Permanente Absoluta se suele reconocer, como la Total, en profesiones con esfuerzo moderado o intenso cuando se cumplen determinados factores de carácter alternativo relativos a la clasificación de la gravedad según la escala de la NYHA (clase III o III-IV), la prueba de esfuerzos mantenidos (entre 2 y 4 METS) y la valoración de la FEVI o FE (entre 40 y 50%) y se constate la presencia de disnea o ahogo.

La Gran Invalidez se puede llegar a reconocer cuando exista limitación funcional extrema incluso en reposo, con riesgo de muerte cercana, requiriendo un trasplante de corazón y determinados factores de carácter alternativo relativos a la clasificación de la gravedad según la escala de la NYHA (clase IV), la prueba de esfuerzos mantenidos (menos de 2 METS) y la valoración de la FEVI o FE (inferior a 25%) y se constate la presencia de disnea o ahogo en reposo.

incapacidad permanente total por cardiopatias
incapacidad permanente absoluta por cardiopatias
gran invalidez por cardiopatias

 

Los criterios para la valoración de la discapacidad por cardiopatías se encuentran regulados en el capítulo 5 del Real Decreto 1971/1999 y se basan en los resultados de los parámetros obtenidos por el cardiólogo en las pruebas médicas y las pruebas de esfuerzo o ergometría, para la asignación del porcentaje de discapacidad.

Destacar que la ley contempla que solo serán objeto de valoración aquellas personas que padezcan una afección cardiaca con un curso clínico de al menos 6 meses desde el diagnóstico e inicio del tratamiento.

Grados de discapacidad

El grado de discapacidad reconocido variará dependiendo del tipo de cardiopatía (vascular, isquémica, congénita, miocardiopatía, cardiopatías mixtas, enfermedad del pericardio o arritmia), entre las 5 clases previstas en la ley en base a los resultados de la ergometría, pudiendo variar desde menos de un 25% para los casos más leves, hasta un 75% para los casos de mayor gravedad.