search
Reservar Consulta

NEUROPATÍA

En esta página de recursos te ofrecemos información sobre la Neuropatía. Qué es, sus tratamientos, síntomas y por supuesto; la viabilidad en cuanto a poder solicitar una minusvalía o incapacidad laboral. Trabajamos continuamente para ofrecer la información más completa posible, si crees que esta ficha está incompleta o que habría que añadir algún dato importante, por favor no dudes en contactarnos.
book

Guía gratuita sobre Incapacidades Tipos, requisitos y cómo solicitarlas

¿Quieres más información? Descarga de forma totalmente gratuita nuestra guía sobre incapacidades, donde podrás aprender más sobre los distintos tipos de incapacidad, cómo calcular la prestación y qué cuantías corresponden, además de cómo solicitarlas.

Consulta el Podcast #51 de Misderechos.club para conocer más información sobre el Alzheimer. Si te gusta, no dudes en suscribirte, es gratuito.

 

La neuropatía, también conocida como neuropatía periférica, es una enfermedad del sistema nervioso que aparece como consecuencia del daño sufrido por los nervios encargados de trasladar la información desde el cerebro y la médula espinal al resto del cuerpo. Cualquier nervio del cuerpo puede verse afectado, tanto si el daño se ha producido por una lesión como por otra enfermedad o dolencia subyacente. La neuropatía produce, por norma general, entumecimiento, debilidad y dolor en quien la padece.

La neuropatía es una enfermedad muy común. Puede ser provocada por un amplio número de enfermedades, lesiones, infecciones o incluso un déficit de vitaminas. Algunos tipos de neuropatía se consideran hereditarios. La causa más común de la neuropatía es la diabetes, debido a que los niveles elevados de azúcar en sangre durante períodos prolongados de tiempo pueden provocar daños en el sistema nervioso.

Normalmente la neuropatía se clasifica en función del tipo de nervio afectado y su localización. También puede clasificarse en función de la enfermedad que lo causa (Ejemplo: Neuropatía Diabética).

 

Sí, existe tratamiento para la neuropatía, que se centra principalmente en aliviar los síntomas así como en controlar la enfermedad o dolencia subyacente que ha provocado su aparición. En su mayoría, estamos hablando de tratamientos de tipo farmacológico, existiendo multitud de medicamentos que han mostrado eficacia a la hora de aliviar los síntomas de la neuropatía.

En los casos en los que la pruebas médicas realizadas no revelan la existencia de dolencias o enfermedades subyacentes que puedan provocar la neuropatía, el neurólogo puede recomendar un periodo de cadencia para determinar si esta mejora por sí misma. En los casos más severos, puede ser necesaria la administración de una combinación de tratamientos farmacológicos para controlar la causa subyacente y los síntomas de la neuropatía.

Tratamiento farmacológico

Tratamiento terapéutico

Además de los medicamentos específicos para controlar las dolencias asociadas con la neuropatía, existen una serie de medicamentos utilizados para aliviar los síntomas, entre los que destacan:

  • Medicamentos para aliviar el dolor: Estos medicamentos están destinados a aliviar el dolor que produce la neuropatía en quien la padece. Los analgésicos, como los antiinflamatorios no esteroidales, pueden aliviar los síntomas leves, mientras que para los síntomas más intensos, puede ser necesaria la prescripción de calmantes.
  • Medicamentos contra las convulsiones: Entre los medicamentos destinados a evitar convulsiones se encuentran la gabapentina (Gralise, Neurontin, etc.) y la pregabalina (Lyrica) que si bien en origen están diseñados para tratar los síntomas de la epilepsia, pueden contribuir a aliviar el dolor producido por una neuropatía.
  • Tratamientos tópicos: Este tipo de tratamientos administrados en forma de cremas o pomadas, tales como la crema de capsaicina, pueden contribuir a mejorar los síntomas en zonas localizadas, aunque algunas personas pueden presentar intolerancia. Dentro de este tipo de tratamientos se encuentran también los parches que liberan sustancias destinadas al alivio localizado del dolor, como los parches de lidocaína.
  • Antidepresivos: Algunos antidepresivos de los denominados tricíclicos, de los más importantes en el tratamiento médico de los trastornos del estado de ánimo, han demostrado eficacia a la hora de aliviar el dolor de una neuropatía, puesto que por su funcionamiento interfieren con los procesos químicos del sistema nervioso que provocan el dolor. Entre ellos se encuentran la amitriptilina, la doxepina y la nortriptilina.

Además, otros fármacos como ciertos inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (noradrenalina), la duloxetina, la venlafaxina o los antidepresivos de liberación prolongada, pueden contribuir al alivio del dolor en ciertos tipos de neuropatía, como la diabética.

Existen, además de los tratamientos a base de fármacos, determinadas técnicas y  procedimientos terapéuticos que pueden aliviar los síntomas de la neuropatía. Entre ellos destacan los siguientes:

  • Estimulación eléctrica transcutánea (TENS). Mediante electrodos colocados sobre la piel y generalmente con un pequeño dispositivo externo portátil, se producen impulsos eléctricos de baja intensidad de forma regular en la zona en la que se manifiesta el dolor, de forma que la persona que padece la neuropatía experimenta una sensación más agradable que el dolor que padece.
  • Intercambio plasmático e inmunoglobulina intravenosa. A través de la terapia de intercambio plasmático o TPE (frecuentemente utilizada para tratar enfermedades neurológicas, autoinmunes y de la sangre), se extrae el plasma sanguíneo para reemplazarlo por un sustituto, con el fin de eliminar sustancias anómalas en la sangre que puedan provocar síntomas.En el caso de la terapia con inmunoglobulina intravenosa, se administra un concentrado de proteínas y anticuerpos conocido como inmunoglobulina, gammaglobulina o globulina inmune del suero, en personas que no producen los niveles normales de los mismos. Estas terapias contribuyen a combatir ciertas enfermedades relacionadas como causa subyacente de una neuropatía y sus síntomas.
  • Tratamientos de fisioterapia. Los tratamientos mediante técnicas fisioterapéuticas están orientados principalmente a mitigar los efectos de la debilidad muscular y mejorar los movimientos en personas que sufren neuropatía.
  • Tratamiento quirúrgico. En determinados tipos de neuropatía, donde existe presión sobre los nervios, como la que producen los tumores, es posible recurrir a la cirugía para aliviar la presión sobre el nervio y como consecuencia, el dolor que produce.

 

Todas las pruebas médicas que se realicen por parte de un neurólogo a la hora de diagnosticar una posible neuropatía y sus causas, dependen de cómo se manifieste el cuadro clínico y los síntomas de la persona afectada. Dado que una neuropatía no es una enfermedad en sí misma sino un estado provocado por una enfermedad o dolencia subyacente, la mayoría de pruebas se encaminan a identificar qué causa su aparición.

Existen más de 100 tipos distintos de neuropatías identificados, cada uno con sus propias causas y síntomas característicos. Se clasifican según el grupo de nervios a los que afectan:

  • Nervios sensoriales
  • Nervios motores
  • Nervios autónomos

Independientemente de la causa subyacente y a pesar de que algunas personas pueden no experimentarlos, la neuropatía está está asociada a una serie de síntomas comunes y característicos, cuyo grado de intensidad variará en función del tipo de neuropatía y de la persona que la sufre.

  • Cuando el daño se produce en los nervios sensoriales es común que, comenzando los síntomas por norma general en los pies, se produzca una pérdida gradual de la sensibilidad, aparición de entumecimiento, estremecimiento y dolor que con el tiempo avanzan hacia la zona central del cuerpo y pudiendo afectar a las piernas y los brazos.  La pérdida de sensibilidad puede provocar la aparición de heridas o ampollas que pueden pasar desapercibidas provocando infecciones que pueden llegar a ser graves.  La incapacidad para mantener la postura o posición es otro de los síntomas, provocando una anormal y pronunciada torpeza o incluso caídas.
  • Cuando el daño se produce en los nervios sensoriales, responsables del control de los movimientos, aparecen síntomas como debilidad, pérdida de reflejos, pérdida de masa muscular, calambres, falta de destreza, etc.
  • Si el daño se produce en los nervios autónomos (responsables del control de las funciones involuntarias como la frecuencia cardíaca, la digestión, la frecuencia respiratoria, la salivación, la sudoración, la dilatación de las pupilas, la micción o la excitación sexual), pueden aparecer síntomas como:
    • Náuseas, vómitos e hinchazón abdominal.
    • Incontinencia urinaria, dificultades para orinar o sensación de que la vejiga no llega a vaciarse.
    • Disfunción eréctil en hombres.
    • Mareos y desmayos.
    • Vision borrosa.
    • Intolerancia al calor o disminución anormal de la capacidad de sudoración.

Para diagnosticar una neuropatía, además de un examen médico físico completo y un análisis del historial médico, para determinar su existencia y clasificar su gravedad el neurólogo puede recurrir a las siguientes pruebas, destinadas principalmente a la identificación de una enfermedad o dolencia subyacente:

  • Análisis de sangre: mediante los análisis de la sangre se pueden detectar deficiencias en los niveles de vitaminas, presencia de diabetes, anomalías en las funciones inmunitarias u otros indicadores de existencia de afecciones o enfermedades que pueden ser causa subyacente de una neuropatía.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes: mediante exploraciones realizadas a través de tomografía computerizada (TC) o imágenes de resonancia magnética (IRM) se puede identificar la presencia de dolencias como hernias discales, tumores u otras anomalías que puedan ser causa de la aparición de una neuropatía.
  • Pruebas que miden la función nerviosa.
    • Electromiografía: mediante la electromiografía se registra la actividad eléctrica de los músculos para detectar lesiones en los nervios. A través de una sonda, se envían señales eléctricas a un nervio y se registra la respuesta del mismo mediante un electrodo.
    • Otras pruebas: pruebas de reflejos autónomos, pruebas del sudor, pruebas de las funciones sensoriales (respuesta nerviosa al tacto, vibración, frío, calor, etc.) entre otras.
  • Biopsia del tejido nervioso: se lleva a cabo a través de la extracción y análisis de una pequeña muestra del tejido nervioso, por lo general de un nervio sensorial, con el fin de detectar la presencia de daño o anomalías.
  • Biopsia del tejido de la piel: consisten en el análisis de una muestra de tejido de la piel para detectar una posible reducción de las terminaciones nerviosas.
  • Diabetes, la cual es la enfermedad más comúnmente asociada como causa de la neuropatía.
  • Deficit de vitaminas.
  • Enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, el lupus o el síndrome de Guillain-Barre.
  • Infecciones que pueden dañar los nervios, incluyendo entre estas el SIDA, la enfermedad de Lyme, el lepra o la sífilis.
  • La neuralgia postherpética, una complicación de los herpes.
  • Alcoholismo, a menudo asociado con la neuropatía por el daño que el consumo de alcohol produce en los nervios y acompañado a menudo de mala nutrición y deficiencia de vitaminas, comunes en personas alcohólicas.
  • Factores genéticos o anomalías hereditarias que afectan a los nervios, como la ataxia de Friedreich o la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (CMT).
  • Amiloidosis, depósito anormal de proteínas en el tejido y los órganos.
  • Uremia o síndrome urémico, caracterizado por la alta concentración de residuos en la sangre debido a una insuficiencia renal.
  • Exposición a toxinas, sustancias químicas venenosas, tóxicos, etc.
  • Drogas o medicación.
  • Heridas o traumas que afecten a los nervios, incluyendo la presión continuada en un nervio o en un grupo de nervios y el flujo bajo flujo sanguíneo a los nervios de forma prolongada.
  • Tumores, tanto benignos como malignos, ya sea por daño directo a los nervios o por presión ejercida sobre los mismos.
background

 

El carácter crónico o no de la neuropatía depende directamente de la causa subyacente de la misma y de qué nervios se han visto afectados y dañados. Cuanto antes se lleve a cabo el diagnóstico y se inicie el tratamiento, mayores serán las probabilidades de que se reduzca o repare el daño producido en los nervios.

En la mayoría de casos la recuperación es lenta y aunque en algunos casos puede mejorar si se trata la causa subyacente, en otros el daño puede ser permanente e irreparable, empeorando incluso con el paso del tiempo.

 

Debido a las características y al número de posibles causas y tipos de nervios afectados por la neuropatía, es necesario valorar cada caso en concreto para poder clasificar su gravedad.

Esto se debe a que las distintas neuropatías pueden dar lugar a una amplia variedad de limitaciones o déficits funcionales de distinta intensidad, que variarán desde limitaciones sensoriales leves hasta trastornos paralíticos de gran intensidad, con riesgo para la propia vida.

bannerBg
book

Guía gratuita sobre Incapacidades
Tipos, requisitos y cómo solicitarlas

¿Quieres más información? Descarga de forma totalmente gratuita nuestra guía sobre incapacidades, donde podrás aprender más sobre los distintos tipos de incapacidad, cómo calcular la prestación y qué cuantías corresponden, además de cómo solicitarlas.

 

Sí, es viable solicitar una Incapacidad Permanente por una neuropatía. En todo caso, el hecho de que a una persona se le diagnostique una neuropatía no garantiza de por sí que se le reconozca una Incapacidad Permanente, puesto que dependerá de la valoración que el Tribunal Médico realice atendiendo al grado de afectación neurológica y limitaciones que experimenta la persona afectada, en función del tipo de neuropatía, sus causas subyacentes y la eficacia de los tratamientos administrados.

Incapacidad Permanente Total

Incapacidad Permanente Absoluta

Es posible el reconocimiento de una Incapacidad Permanente Total en determinadas profesiones que requieren esfuerzos, en las que las afectaciones y limitaciones psicomotrices causadas por la neuropatía resultan incapacitantes.

Es posible el reconocimiento de una Incapacidad Permanente Absoluta cuando se constata la existencia de deterioro cognitivo grave y limitación de las funciones motrices, con una afectación severa a la marcha, entendiéndose que el trabajador no está en condiciones de llevar a cabo ningún tipo de actividad laboral con normalidad.

incapacidad permanente total por neuropatia
incapacidad permanente absoluta por neuropatia

 

Los criterios para la valoración de la discapacidad originada por disfunción del sistema nervioso se encuentran regulados en el capítulo 3 del Real Decreto 1971/1999 y se basan en las deficiencias que limitan la capacidad de la persona para llevar a cabo actividades de la vida diaria que pueden identificarse durante la evaluación neurológica y demostrarse por las técnicas clínicas estándar y no en función de diagnósticos específicos.

Grados de discapacidad

El grado de discapacidad reconocido dependerá del grado de deficiencia determinado y del tipo de nervio o nervios afectados por la neuropatía.

rssBackground