search
Reservar Consulta

Patologías de Manos y Muñecas

En esta página de recursos te ofrecemos información sobre las patologías de manos y muñecas. Qué son, sus tratamientos, síntomas y por supuesto; la viabilidad en cuanto a poder solicitar una minusvalía o incapacidad laboral. Trabajamos continuamente para ofrecer la información más completa posible, si crees que esta ficha está incompleta o que habría que añadir algún dato importante, por favor no dudes en contactarnos.
incapacidad permanente

Guía gratuita sobre Incapacidades Tipos, requisitos y cómo solicitarlas

¿Quieres más información? Descarga de forma totalmente gratuita nuestra guía sobre incapacidades, donde podrás aprender más sobre los distintos tipos de incapacidad, cómo calcular la prestación y qué cuantías corresponden, además de cómo solicitarlas.

Consulta el Podcast #51 de Misderechos.club para conocer más información sobre el Alzheimer. Si te gusta, no dudes en suscribirte, es gratuito.

 

Son enfermedades o lesiones que afectan a las manos y a las muñecas, limitando o impidiendo su correcto funcionamiento y en consecuencia, dificultando o incluso impidiendo completamente el desarrollo normal de las actividades cotidianas y profesionales.

Este tipo de patologías, diagnosticadas y tratadas por un médico especialista en traumatología, son numerosas y pueden tener distintas causas, desde lesiones derivadas de traumatismos, fracturas o dislocaciones a patologías o síndromes provocados por compresión de un nervio, falta de irrigación sanguínea, inflamación de los tendones, artrosis, etc.

 

El tratamiento de una patología o lesión de manos y muñecas dependerá directamente del origen y las causas de la misma, teniendo en cuenta lo síntomas particulares a través de los cuales se manifiesta.

Desde un punto de vista general, el tratamiento de una patología de manos y muñecas se centra en la reducción del dolor que provocan sus síntomas, (principalmente a través de la administración de tratamiento farmacológico mediante medicamentos analgésicos y antiinflamatorios) y en la eliminación de los mismos, mediante tratamiento ortopédico y en determinados casos, quirúrgico.

Tratamiento farmacológico

Tratamiento ortopédico

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento farmacológico es común a cualquier patología de manos y muñecas y su principal objetivo es la reducción del dolor asociado los síntomas por los que se manifiesta, principalmente mediante el uso de analgésicos, ya sean de administración por vía oral o tópica, así como de antiinflamatorios, cuya función es detener o reducir la inflamación de las zonas afectadas, lo que suele conllevar una disminución del dolor asociado, produciendo un efecto similar al de los analgésicos.

El tratamiento ortopédico se basa en la utilización de técnicas, ejercicios y aparatos destinados a la corrección o prevención de deformidades o fenómenos de tipo traumático en el sistema musculoesquelético. A pesar de que dentro de la ortopedia existe la denominada cirugía ortopédica, el tratamiento ortopédico de una patología de manos y muñecas, en aquellos casos en los que es recomendable su administración, se centra en corregir la deformidad, fractura, etc. que da lugar a su aparición. El tratamiento ortopédico se utiliza, por ejemplo, en el caso de fracturas de metacarpianos y falanges.

La cirugía, llevada a cabo para corregir o eliminar el origen o causa de una patología de manos y muñecas es recomendable en determinados casos, sobre todo en aquellos en los que no es posible la curación mediante el uso de tratamientos farmacológicos y ortopédicos. Es el caso, por ejemplo, de las lesiones en los tendones, tendinitis crónicas, síndromes como el del túnel carpiano o aquellas patologías donde existe desgaste degenerativo, principalmente artrosis.

Dada la gran cantidad de patologías y causas, los tratamientos y procedimientos quirúrgicos son variados, encontrándose entre los más utilizados, según el caso:

 

Las pruebas y evaluaciones médicas para diagnosticar una patología de las manos y muñecas se deben llevar a cabo por un traumatólogo especialista. Dada la amplia variedad de patologías y el hecho de que algunas de ellas comparten síntomas comunes, es necesario realizar un examen tanto físico como neurológico de la zona, para determinar las causas y definir el tratamiento a administrar.

Entre las patologías más frecuentes que afectan a manos y muñecas se encuentran las siguientes:

Fracturas de los metacarpianos

Fractura en uno de los cinco huesos metacarpianos de la mano. Las fracturas metacarpianas pueden afectar a la cabeza, el cuello, la diáfisis o la base del hueso. Algunas fracturas metacarpianas cuentan con una denominación propia, como el caso, entre otras, de la fractura metacarpiana de Boxer (fractura del cuarto o quinto metacarpiano y una de las fracturas metacarpianas más comunes) o las fracturas del pulgar de Bennett y Rolando.

Fracturas de falanges

Las fracturas de las falanges pueden ser intraarticulares o extraarticulares y pueden afectar a la base, el cuello, la diáfisis o la cabeza de la falange. A menudo son consecuencia de un trauma directo en el dedo (por ejemplo, el impacto de un objeto). Las lesiones por aplastamiento en la falange distal también son comunes y pueden ocasionar traumatismos en las uñas, así como fracturas abiertas.

Síndrome del túnel carpiano (STC)

El síndrome del túnel carpiano es una patología particularmente dolorosa y progresiva en la cual el nervio mediano (que se extiende desde el antebrazo hasta la palma de la mano) se comprime o se aprieta al pasar por el túnel carpiano, un pasadizo estrecho en la base de la mano, cerca de la muñeca. Este síndrome se caracteriza por la presencia de dolor y debilidad en la mano causados por la presión ejercida sobre el nervio.

Enfermedad de Kienböck

La enfermedad de Kienböck, también conocida como necrosis avascular del semilunar, es una afección en la que el hueso semilunar, uno de los ocho huesos pequeños de la muñeca, pierde su suministro de sangre, lo que ocasiona la muerte del hueso. El semilunar es un hueso central en la muñeca, importante para el movimiento y el apoyo adecuados de la articulación. Trabaja estrechamente con los dos huesos del antebrazo (radio y cúbito) para ayudar al movimiento de la muñeca. El daño en el hueso semilunar puede provocar dolor, rigidez y, en ocasiones, artritis en la muñeca tras un cierto periodo de tiempo. La enfermedad de Kienbock es más común en hombres entre las edades de 20 y 40 años y rara vez afecta ambas muñecas.

Tendinitis de De Quervain

La tendinosis de De Quervain se caracteriza por la irritación o contracción de los tendones que se encuentran alrededor de la base del pulgar. La hinchazón de los tendones y la vaina del tendón puede causar dolor y sensibilidad a lo largo del lado del pulgar y de la muñeca, algo que se hace particularmente notable al cerrar el puño, agarrar o agarrarse a algo, o al efectuar un giro de la muñeca.

Rizartrosis

La rizartrosis se caracteriza por el desgaste o degeneración del cartílago de la articulación entre el hueso trapecio y la base del primer metacarpiano de la mano. La rizartrosis es la artrosis más frecuente de la mano y se manifiesta a través de dolor en el pulgar, así como dificultades para la realización de movimientos de pellizco o pinza (pulgar e índice, pulgar y meñique, etc.).

Lesiones tendinosas

Incluyen aquellas lesiones producidas en los tendones extensores de las manos y las muñecas como consecuencia de la realización de esfuerzos bruscos, traumatismos directos, sobre uso u otras circunstancias como el exceso de entrenamiento en las prácticas deportivas o el exceso de esfuerzo en las actividades laborales. Las lesiones tendinosas pueden ser, de manera general, de tres tipos:

  • Tendinitis: Inflamación del tendón, lo que provoca un aumento de su volumen, dolor, limitación para el movimiento y rigidez.
  • Tendinosis: Desgaste en el tejido del tendón y sus alrededores.
  • Tenosinovitis: Inflamación del tendón y de la vaina tendinosa que lo recubre.

Enfermedad de Dupuytren

La enfermedad de Dupuytren es una patología que afecta la fascia, la capa fibrosa de tejido que se encuentra debajo de la piel en la palma y los dedos. La fascia se engrosa, para luego apretrase con el paso del tiempo. Esto hace que los dedos se contraigan hacia dentro, en dirección a la palma, dando lugar a lo que se conoce como una contractura de Dupuytren. En algunos casos, un empeoramiento de la contractura de Dupuytren puede interferir con la función de la mano, lo que les dificulta realizar sus actividades diarias. Cuando esto ocurre, hay opciones de tratamiento no quirúrgico y quirúrgico disponibles para ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad y mejorar el movimiento en los dedos afectados.

Artrosis de muñeca

La artrosis o osteoartritis de la muñeca es una patología caracterizada por la destrucción anormal de una articulación, que afecta en este caso a la muñeca, incluyendo la degeneración del cartílago y cambios en los huesos, que pueden provocar dolor, hinchazón y pérdida de las funciones normales. La osteoartritis de la muñeca es una de las patologías más comunes de la mano y muñecas.

Existen ciertas pruebas médicas y diagnósticas en las que un traumatólogo puede apoyarse a la hora de realizar un diagnóstico de una patología de manos y muñecas, entre las que destacan las siguientes:

Radiografía

Imprescindible en la evaluación de cualquier patología traumática de la muñeca y manos, la radiografía médica permite la visualización de la estructura interna del cuerpo mediante técnicas de rayos X, registrando imágenes que permiten evaluar la presencia o ausencia de enfermedades, objetos extraños y daños estructurales o anomalías.

Tomografía computerizada (TAC)

La tomografía computarizada es una prueba de diagnóstico por imágenes que se utiliza para crear imágenes detalladas de órganos internos, huesos, tejidos blandos y vasos sanguíneos.

Resonancia magnética (RMN)

La resonancia magnética nuclear permite obtener imágenes detalladas del interior del cuerpo desde cualquier perspectiva, ofreciendo información sobre patologías y lesiones que no pueden verse con un TAC o una radiografía.

Electromiografía (EMG)

Imprescindible en la valoración de posibles lesiones nerviosas, mediante la electromiografía se registra la actividad eléctrica de los músculos para detectar lesiones en los nervios. A través de una sonda, se envían señales eléctricas a un nervio y se registra la respuesta del mismo mediante un electrodo.

Gammagrafía

Una gammagrafía ósea de medicina nuclear muestra los efectos de una lesión, enfermedad o una infección en los huesos. También muestra si ha habido alguna mejora o deterioro en una anomalía ósea después del tratamiento. Para llevarla a cabo se inyecta un material radioactivo (radiofármaco) en una vena, se adhiere a los huesos y se detecta mediante una cámara especial (cámara gamma) que toma imágenes que muestran cómo funcionan los huesos. Es especialmente utilizada en el diagnóstico de casos de dolor óseo inexplicable, infección ósea o una lesión ósea que no puede verse en una radiografía estándar.

Dada la amplia variedad de patologías y lesiones de manos y muñecas, así como de sus causas, los síntomas son también variados, siendo común la aparición de dolor, rigidez, inflamación, irritación, debilidad, según el caso.

background

 

El carácter crónico o no de las patologías de manos y muñecas depende directamente del caso, de la causa subyacente de la misma y de qué grado de afectación tiene en las capacidades funcionales de la persona

En la mayoría de casos, para valorar el carácter crónico de una lesión (una vez aplicado tratamiento y realizada la rehabilitación correspondiente) se tendrá en cuenta la limitación que provoque a las actividades normales de la vida diaria, la profesión, etc. en relación con los movimientos y fuerza necesarios para su realización.

 

La gravedad de una patología de manos y muñecas, junto con la intensidad y características de la afectación que produce en la persona que la sufre, se determinará basándose en los resultados de las pruebas médicas y diagnósticas adecuadas, siendo el dolor el principal factor. Dentro de la clasificación de la gravedad se pueden considerar 3 grupos orientativos:

  • Grupo 1: Personas que no presentan síntomas o con síntomas leves que son compensados con el tratamiento y cuyas secuelas  no suelen provocar limitaciones funcionales significativas.
  • Grupo 2: Personas que, una vez concluido el tratamiento médico, quirúrgico o rehabilitador presentan secuelas graves que provocan dolor que precisa de un tratamiento continuado o lesiones nerviosas graves no recuperables.
  • Grupo 3: Personas que presentan una afectación severa de ambos miembros superiores, lo que les provoca una importante limitación para todo tipo de actividad reglada.
bannerBg
incapacidad permanente

Guía gratuita sobre Incapacidades
Tipos, requisitos y cómo solicitarlas

¿Quieres más información? Descarga de forma totalmente gratuita nuestra guía sobre incapacidades, donde podrás aprender más sobre los distintos tipos de incapacidad, cómo calcular la prestación y qué cuantías corresponden, además de cómo solicitarlas.

 

Sí, es viable solicitar una Incapacidad Permanente por una patología de manos y muñecas. En todo caso, el hecho de que a una persona se le diagnostique una patología de este tipo no garantiza de por sí que se le reconozca una Incapacidad Permanente, puesto que dependerá de la valoración que el Tribunal Médico realice atendiendo al grado de afectación y limitaciones que experimente la persona afectada, en función del tipo de patología, sus causas y la eficacia de los tratamientos administrados.

Incapacidad Permanente Parcial

Incapacidad Permanente Total

Incapacidad Permanente Absoluta

Gran Invalidez

Es posible el reconocimiento de una Incapacidad Permanente Parcial en aquellos casos en los que existe pérdida de movilidad (en un dedo, por ejemplo) o incluso se ha producido la pérdida de un miembro, pero el trabajador, aunque con dificultad, puede continuar ejerciendo su trabajo.

Es posible el reconocimiento de una Incapacidad Permanente Total en determinadas profesiones que requieren esfuerzo físico (por ejemplo en el manejo de cargas) o tareas de precisión con las extremidades superiores, en las que las afectaciones y limitaciones causadas por la patología de manos y muñecas resultan incapacitantes.

Es posible el reconocimiento de una Incapacidad Permanente Absoluta en casos en los que exista amputación o que revistan una especial gravedad, entendiéndose que el trabajador no está en condiciones de llevar a cabo ningún tipo de actividad laboral con normalidad.

El reconocimiento de una Gran Invalidez es posible únicamente en aquellos casos en los que se produzca una amputación doble a nivel de muñecas, valorando cada caso de forma individual en cuanto al grado de dependencia para realizar las actividades más básicas de la vida diaria y la necesidad de ayuda de otra persona para llevarlas a cabo.

incapacidad permanente parcial por patologia de manos y muñecas
incapacidad permanente total por patologia de manos y muñecas
incapacidad permanente absoluta por patologia de manos y muñecas
gran invalidez por patologia de manos y muñecas

 

Los criterios para la valoración de la discapacidad originada por una patología de manos y muñecas, se encuentran regulados en el capítulo 2 del Real Decreto 1971/1999.

Grados de discapacidad

Más concretamente, los grados de discapacidad dependerán de lo indicado en la sección relativa a las extremidades superiores, en la que se aborda la evaluación de las deficiencias de los dedos de la mano y la muñeca, por amputación, pérdida de sensibilidad y limitación de movimiento. Además, se tratan las deficiencias de la extremidad superior debidas a lesiones de los nervios periféricos, el plexo braquial y los nervios raquídeos, problemas vasculares y otros trastornos.

rssBackground